Internacionales

Renuncia presidente de tribunal que juzga a Saddam

* Molesto por las “duras críticas” que ha recibido de la clase política

BAGDAD / AFP
El presidente del Tribunal Especial Iraquí (TSI), que juzga al ex dictador Saddam Hussein y a sus colaboradores, el juez kurdo Rizkar Amin presentó recientemente su dimisión, indicaron el domingo fuentes oficiales.
El gobierno iraquí recibió la carta de dimisión de Amin hace varios días, explicó a la AFP una portavoz del primer ministro, Ibrahim Jaafari, sin más precisiones.
“El juez Rizkar Mohamed Amin, Presidente de la Primera Sala de lo Criminal (del TSI), dimitió por razones personales y no por la presión del Gobierno, contrariamente a lo que la prensa anunció”, aseguró en un comunicado oficial el Tribunal.
“El Gobierno no se inmiscuye nunca en los asuntos judiciales”, añadió el boletín, que anunció que la próxima audiencia del juicio contra Saddam Hussein se celebrará el 24 de enero.
Horas antes, una fuente próxima al TSI explicó que el magistrado había dimitido para protestar contra las “duras críticas” que ha recibido de la clase política.
El propio ministro de Justicia, Abdel Hussein Chandal, había calificado a los jueces de “poco experimentados”, según un periódico iraquí.
La renuncia del juez plantea de nuevo la cuestión de la organización en Irak del juicio contra los ex dirigentes iraquíes. Este asunto ya fue mencionado cuando se produjo el asesinato de dos abogados de la defensa, tras la apertura del proceso el 19 de octubre.
“El juez Rizkar Amin presentó su renuncia poco antes de las fiestas de Aid al Adha (celebradas el 10 de enero), y se están realizando esfuerzos para tratar de convencerlo de permanecer” en el cargo, declaró la fuente próxima al TSI. “Su renuncia todavía no fue aceptada”, destacó.
La prensa iraquí ya había anunciado el sábado que este magistrado quería dejar la presidencia del tribunal que juzga a Saddam Hussein y a siete coacusados.
El ex dictador y siete de sus ex colaboradores son juzgados por la masacre de cerca de 150 aldeanos chiítas después de un ataque contra el convoy de Saddam Hussein en 1982 en Dujail, ciudad situada al norte de Bagdad.
En el plano político, la misión internacional de expertos, encargada de evaluar el desarrollo de las elecciones generales del 15 de diciembre, aplazó al jueves la publicación de sus conclusiones, prevista inicialmente para el domingo.
“No publicaremos nuestro resultados mientras que (los expertos) no hagan público su informe”, indicó a la AFP Abdel Hussein al Hindaui, miembro de la comisión electoral.
Por otra parte, el Ministerio de Justicia y el Ejército de EU anunciaron la liberación de 500 prisioneros, después de concluir que no estaban implicados en delitos.
Un marine murió el sábado a causa de un disparo “no hostil” en el oeste de Irak, según el Ejército estadounidense. Con este fallecimiento ya son 2,215 los militares norteamericanos muertos en Irak desde el inicio de la invasión del país en 2003, según cifras del Pentágono.