Internacionales

Alí Agca desaparece tras su liberación

* Había sido citado para cumplir servicio militar, pero no se presentó a la Policía

ESTAMBUL /AFP -Mehmet Ali Agca, el turco que en 1981 intentó asesinar al papa Juan Pablo II, no se presentó este viernes a la Policía de Estambul, incumpliendo así una convocatoria para cumplir el servicio militar que nunca realizó.
"No se presentó a la Policía hasta el momento. Si no viene, podría ser considerado como alguien que intenta librarse del servicio militar", declaró el gobernador de Estambul, Muammer Guler, citado por la agencia turca Anatolia.
Guler explicó que Agca, de 48 años y que pasó los últimos casi 25 en prisión por el intento de asesinato contra Juan Pablo II, nunca realizó el servicio militar, que en Turquía es obligatorio para todos los varones mayores de 18 años.
El gobernador de Estambul añadió que Agca tendría que haberse presentado a la Policía, según una orden del ejército emitida tras su liberación, que lo convoca a cumplir con su deber militar.
"Si no se presenta para someterse a un reconocimiento médico de aquí al lunes, el centro de reclutamiento podría emitir una orden" de arresto en su contra, ya que pasará a ser considerado un insumiso, agregó. Guler declaró que no sabe dónde se encuentra Agca.
"Tenemos información de que se encuentra en varios lugares, pero no lo podemos seguir porque, por el momento, es un hombre libre", especificó.
Decenas de periodistas y multitud de curiosos esperaron durante horas ante la comisaría de Pendik, un barrio de la parte asiática de Estambul donde, en teoría, Agca tendría que haberse presentado.
Tras ser liberado el jueves, fue conducido directamente a un centro de reclutamiento del ejército y luego a un hospital militar, de donde salió por una puerta posterior para trasladarse a un lugar no precisado.
Agca disparó a Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro de Roma, el 13 de mayo de 1981, crimen por el que pasó 19 años encarcelado en Italia.
En 2000 fue extraditado a Turquía para ser encarcelado en Estambul, donde cumplió condena por el asesinato, en 1979, de un famoso periodista liberal turco, así como otros 36 años de prisión a los que fue condenado también en 2000 por ataques a dos bancos cometidos en la década de los años setenta.
En 2002 se benefició de una amnistía y de reducciones de pena previstas por el código penal turco, muy criticadas tras su liberación y que han llevado al ministro de Justicia, Cemil Cicek, a declarar que la decisión de liberar a Agca será reexaminada.