Internacionales

Turquía bajo presión mundial

* Expertos descubren mutación del virus hacia forma que facilita su transmisión a humanos

ANKARA /AFP
Turquía soportó este viernes nuevas presiones en su lucha para contener el avance de la gripe aviaria tras un nuevo fallecimiento sospechoso y el anuncio de los expertos británicos de la mutación del virus H5N1 hacia una forma que parece facilitar su transmisión de aves a humanos.
Las autoridades sanitarias turcas han puesto en marcha una investigación sobre la muerte de una niña de dos años y medio, el viernes, en Diyarbakir (sureste) a causa de una grave infección pulmonar, declaró a la AFP Eralp Arikan, responsable del hospital de esa localidad.
Los análisis realizados a la pequeña fueron enviados a Ankara, pese a que, según Arikan, la niña no estuvo en contacto con aves y su enfermedad parecía tener más un origen bacteriano que viral.
El virus H5N1, letal para las aves y potencialmente mortal para el hombre, convirtió a Turquía en el primer país fuera del sudeste asiático en contar con víctimas mortales a causa de la gripe aviaria: tres hermanos de una misma familia que vivían en el este del país.
Asimismo, el H5N1 infectó a 18 personas (incluidos los fallecidos), de las que 16 son niños.
El ministerio turco de Agricultura intenta frenar la propagación del virus, que se propagó rápidamente desde finales de diciembre del este al oeste del país, zona a las puertas de Europa, afectando a un tercio de las 81 provincias del territorio turco.
La campaña de información lanzada por el ministerio se centra principalmente en las zonas turísticas, importantes fuentes de beneficios del país.
En Bodrum, entre el mar Egeo y el Mediterráneo y conocida como la 'Saint-Tropez' turca, así como en las costeras Milas y Marmaris (oeste), funcionarios locales distribuyen folletos y organizan reuniones en los cafés para informar sobre las medidas de prevención a tomar para protegerse contra la gripe aviaria.
Sus consejos van dirigidos a la población local y al personal de los hoteles de la zona para que mantengan a las aves confinadas en sus corrales, pongan en marcha desinfecciones y tomen precauciones en su contacto con estos animales.
En el zoológico de Ankara se colocaron redes de protección alrededor de los charcos donde chapotean las aves.
Incluso el ex presidente turco, Suleyman Demirel, hizo un guiño público sacrificando la docena de pollos que criaba en su jardín, en una zona residencial de Ankara, informó el viernes el diario Vatan.
Los medios de comunicación estatales y las televisiones privadas difunden anuncios que piden a la población evitar todo contacto con las aves.
Además, el periódico popular Sabah publicó este viernes un suplemento en color de 16 páginas titulado: "Gripe aviaria, 50 preguntas sobre la forma de protegerse contra el virus mortal".
El esfuerzo de Ankara se ve apoyado también por la ayuda prometida por la Comisión Europea para los países afectados por la gripe aviaria, a los que donará 96,8 millones de dólares, 42,3 de los cuales destinados a Asia.
Turquía también recibirá 35 millones de dólares del Banco Mundial (BM), que prestará quince millones de dólares a los que se unirán otros 20 millones más en donaciones procedentes de un fondo creado por varios países y organizaciones internacionales, declaró el ministro turco de Agricultura, Mehdi Eker.
En cuanto al H5N1, si bien parece descartado el temor de una mutación hacia una forma que permita el contagio de hombre a hombre, los expertos informaron que una de las tres víctimas turcas se vio afectada por una forma más peligrosa del virus, que se fija con más facilidad sobre los receptores de las células humanas que sobre las de las aves.
"No tenemos información que sugiera que ese virus es más patógeno o peligroso que los otros", declaró a la AFP María Cheng, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un intento de atenuar el hallazgo de los expertos y por considerar prematuro llegar a conclusiones al respecto.
Mientras tanto, la OMS confirmó la muerte, esta semana, de la duodécima persona en Indonesia a causa de la gripe aviaria, que en todo el sudeste asiático ya provocó más de 80 víctimas mortales.