Internacionales

Bush rechaza petición de Merkel sobre Guantánamo


El presidente George W. Bush declaró hoy, viernes, que el campo de prisioneros de Guantánamo permanecerá abierto todo el tiempo que lo exija la seguridad de los estadounidenses, al responder con delicadeza a su huésped, la canciller alemana Angela Merkel, quien había declarado que esa prisión no debería existir en el largo plazo.
"Guantánamo es un componente necesario para la protección del pueblo estadounidense", declaró el presidente durante su primera conferencia de prensa conjunta con Merker en la Casa Blanca.
"Mientras exista una amenaza (para Estados Unidos) y continúe la guerra contra el terrorismo, debemos detener inevitablemente a la gente que quiere dañarnos", dijo Bush, quien aseguró que los prisioneros son tratados "humanamente" en Guantánamo.
Merkel declaró pocos días antes de su visita a Washington que una "institución como Guantánamo no puede ni debe continuar existiendo como tal en el largo plazo".
Merkel trató este tema durante sus reuniones con Bush. "Yo comprendo por qué ella lo planteó", dijo el presidente. Según el mandatario, Merkel hizo el planteo porque "hay ideas falsas de Guantánamo" y sobre las condiciones de detención.