Internacionales

Guatemaltecos exigen referendo contra Berger

Durante su campaña electoral, Oscar Berger anunció que convocaría al referendo cuando cumpliese la mitad de sus cuatro años de Administración. La Constitución Política no contempla una consulta popular para revocar o confirmar en el cargo a un presidente de la república.

Miles de guatemaltecos demandaron hoy al Congreso la convocatoria de una consulta popular para revocar o confirmar el mandado del presidente Oscar Berger, que mañana cumple dos años al frente del gobierno.

La protesta, la primera del 2006, fue convocada por la Unidad de Acción Sindical y Popular (UASP), cuyos dirigentes entregaron al Parlamento unas 45.000 firmas de guatemaltecos para avalar su petición.

Dirigentes de la UASP estimaron que en la protesta participaron unos 40.000 maestros, sindicalistas, campesinos, indígenas y ex paramilitares.

La Policía Nacional Civil (PNC), que desde primeras horas reforzó las medidas de seguridad en los edificios públicos, no ha hecho hasta el momento ninguna estimación sobre el número de manifestantes.

Un dirigente de la UASP, la mayor central obrera de Guatemala, Luis Mazariegos, dijo que el principal objetivo de la protesta fue pedir al Congreso la convocatoria de una consulta popular para que sea el pueblo el que decida si revoca o confirma al presidente Berger en el cargo.

Promesa de campaña

Durante su campaña electoral, Berger anunció que convocaría al referendo cuando cumpliese la mitad de sus cuatro años de Administración. Mazariegos comentó que en la Constitución Política no está contemplada una consulta popular para revocar o confirmar en el cargo a un presidente de la república.

Sin embargo, expresó que el dignatario guatemalteco tiene un compromiso moral más que legal con el pueblo para que éste decida si está de acuerdo con la forma en que Berger está dirigiendo al país.

A lo largo del recorrido de la marcha, que se inició en el Obelisco, en el sur de la capital, y concluyó en las afueras del Congreso sin ningún incidente, los maestros exigieron la renuncia de la ministra de Educación, María del Carmen Aceña por impulsar una reforma con la que según ellos pretende privatizar el sistema.