Internacionales

Cuarto intento de la derecha por la Presidencia de Chile

Desde 1990, cuando fue derrocado de forma democrática el dictador Augusto Pinochet, la derecha no ha podido regresar al palacio presidencial de La Moneda. Ahora, 16 años después, una coalición busca darle la victoria al candidato de la Renovación Nacional, Sebastián Piñera, quien se enfrentará el domingo a la favorita, y abanderada de la izquierda moderada, Michelle Bachelet.

Unida en un frágil pacto detrás de la figura del empresario Sebastián Piñera, la derecha chilena intentará por cuarta vez este domingo arrebatar el poder a la coalición de centro-izquierda de la Concertación, que lidera el gobierno desde hace 16 años.

Piñera compite en segunda vuelta contra la abanderada oficialista, Michelle Bachelet, que según una encuesta previa se adjudicaría la elección con un 53% de los votos para encabezar el cuarto gobierno consecutivo del pacto que reúne a demócrata cristianos, social demócratas y socialistas.

El líder opositor, de acuerdo con el sondeo de la consultora Mori, reuniría el domingo el 47% de la votación.

Ambos se enfrentarán en un balotaje tras la primera elección del pasado 11 de diciembre, en la cual se impuso Bachelet con casi el 46% de los votos y Piñera llegó segundo, con un 25,4%, en su condición de líder del derechista Partido Renovación Nacional (RN).

En esa elección la derecha llevó también como candidato al ex alcalde de Santiago, Joaquín Lavín, de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), que se ubicó tercero con un 23,2%.

Unidad conservadora

La derecha enfrentó dividida la primera vuelta tras la sorpresiva irrupción de Piñera en la carrera presidencial, quien desbancó a Lavín como candidato único de la alianza opositora que integran la UDI y RN, de tendencia moderada.

La proclamación del empresario dejó a la oposición con dos aspirantes y acabó con el liderazgo que Lavín tenía desde la elección presidencial de 1999, cuando prácticamente empató en primera vuelta con el socialista Ricardo Lagos, quien luego se convertiría en presidente (2000-2006).

Tras protagonizar una dura pugna en la primera campaña, las dos facciones se unieron detrás de Piñera la misma noche del 11 de diciembre, en un frágil pacto que muchos dudan pueda continuar después de los comicios del domingo si se confirma el pronóstico de las encuestas.

El cuarto intento

La marcada desunión de sus dos facciones le allanaría el camino a Bachelet y llevaría a la derecha a perder por cuarta vez consecutiva su opción de volver al poder desde 1990, cuando acabó la dictadura de 17 años del general Augusto Pinochet.

"Mientras sea incapaz de encontrar una saludable combinación de buenas ideas, unidad y atractivo liderazgo, la derecha no podrá hacer ingreso por la vía democrática a La Moneda (la sede del gobierno chileno)", dijo el analista Patricio Navia.

La última vez que la derecha chilena logró un triunfo electoral fue en 1958 con Jorge Alessandri Rodríguez, elegido presidente con el 31,2% de los votos entre cuatro candidatos, cuando no existía el mecanismo de la segunda vuelta.

No obstante en los últimos 50 años no estuvo totalmente alejada del poder, ya que participó activamente de la dictadura de Pinochet, que propició una profunda reforma económica neoliberal y concluyó con un saldo de más de 3.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

En 1988 la derecha apoyó a Pinochet en un plebiscito por el cual el dictador intentó sin éxito mantenerse en el gobierno por otros ocho años, pero cayó derrotado ante la naciente Concertación de Partidos por la Democracia, que en ese entonces agrupaba a 16 partidos.