Internacionales

Tregua política acaba en Israel


JERUSALÉN / AFP -La vida política israelí recuperó el jueves su intensidad habitual y tres ministros abandonaron el gobierno a dos meses y medio de las elecciones legislativas, mientras el primer ministro Ariel Sharon seguía mejorando poco a poco, aunque seguía lejos de recobrar la conciencia.
"El primer ministro Ariel Sharon registra progresos todos los días y ya mueve con menos problema las extremidades" con pequeños estímulos de dolor, declaró a la AFP Félix Umansky, neurocirujano argentino a cargo del equipo que lo atiende.
Además, un nuevo escáner practicado el jueves mostró que todos los restos de la hemorragia sufrida el 4 de enero han desaparecido de su cerebro, según portavoces del hospital Hadassa de Jerusalén.
Pero en palabras de Umansky, Sharon, de 77 años, no despertará del coma "dentro de un día o dos", y una vez que la anestesia y sus efectos desaparezcan de su organismo "seguirá adormecido".
"Es un proceso que va a durar semanas (...) Con enfermos en coma no se puede pedir que apretando un botón, el paciente comience a hablar como si nada", declaró.
Los expertos tampoco saben por ahora la gravedad de los daños cerebrales sufridos y puede llevar meses determinar con exactitud sus secuelas.
"Sabemos que hay una parte del cerebro que nunca se recuperará, pero no sabemos si tendrá un centímetro o dos (...) Después existe otra zona donde la actividad cerebral está viva, pero no funciona. Esa es la parte que se va a recuperar gracias a nuestros cuidados", explicó Umansky.
Este jueves, el mandatario estadounidense George W. Bush llamó al primer ministro israelí en funciones Ehud Olmert por primera vez para interesarse por el estado de salud de Sharon.
Además, los dos dirigentes conversaron sobre otras cuestiones, como las elecciones legislativas palestinas del 25 de enero, y coincidieron en que si el grupo radical Hamas entra a formar parte del gobierno palestino, no habrá ningún avance en las conversaciones de paz.
Por primera vez, el movimiento se presenta a unos comicios y goza de una gran popularidad.
Cuando la vida de Sharon parece fuera de peligro y visto que el proceso se anuncia largo, los partidos políticos no quisieron esperar más para seguir adelante con su campaña de cara a las elecciones legislativas del próximo 28 de marzo.
Pese a que la vuelta de Sharon a la vida política está descartada, el primer ministro y su nuevo partido, Kadima, baten records de popularidad.
Si las elecciones israelíes se celebraran hoy, Kadima, formación de centro creado en noviembre y que reúne a grandes líderes de la derecha y a figuras del laborismo israelí, ganaría entre 44 y 45 escaños de los 120 del Parlamento.
Este jueves, cuatro ministros del Likud, el gran partido de la derecha israelí, del que Sharon salió para fundar Kadima, presentaron su dimisión siguiendo órdenes del líder de la formación, Benjamin Netanyahu.
Uno de los factores que provocó el aumento de las tensiones en el gobierno fue la decisión del ejecutivo dirigido por Olmert de permitir a los palestinos de Jerusalén-este que voten en esta parte de la ciudad para las elecciones palestinas legislativas del 25 de enero.
Netanyahu, cuyo partido cae en picado en los sondeos y su rivalidad con Sharon quedó patente en los últimos tiempos, considera que el Likud no puede formar parte de un gobierno que consienta esta idea.
"No podemos presentarnos como una alternativa al poder mientras nos encontremos dentro del gobierno y apliquemos su política", indicó un comunicado del partido.
Por ello, la salida del gobierno de Sylvan Shalom (Relaciones Exteriores), Limor Livnat (Educación), Israel Katz (Agricultura) y Danny Naveh (Salud) es cuestión de horas.
Este jueves, los 3.000 miembros del Comité Central del Likud elegirán en unas elecciones internas la lista de candidatos para las legislativas.
Según los sondeos, actualmente el Likud obtendría unos 15 escaños en las elecciones legislativas, por detrás de Kadima y de los laboristas, dirigidos por Amir Peretz, que llegarían a los 18.
Por último y a menos de dos semanas de las elecciones palestinas, dos activistas murieron el jueves en Jenín (norte de Cisjordania). Uno de ellos se inmoló con explosivos frente a un grupo de soldados israelíes, y el segundo fue muerto por el ejército cuando intentaba huir.