Internacionales

Trágico rito infernal

Peregrinos islámicos desoyeron la prohibición y se aventaron sobre maletas que caían, generando una peligrosa estampida que dejó a 345 muertos, en una de las peores tragedias islámicas de los últimos 15 años

La trágica estampida humana que dejó hoy 345 muertos y 289 heridos, en la ciudad de Mina, al este de La Meca (Arabia Saudita) se desató después de que muchos peregrinos del ritual de “apedreamiento a Satán”, desoyeron una prohibición, intentando recuperar sus equipajes, caídos al suelo, cuando se acercaban cargados para cumplir con la tradición.
A la entrada del puente es donde se produjo una gran aglomeración. Algunos equipajes cayeron al suelo -según los testigos y las autoridades saudíes- y los peregrinos, al detener su marcha para recogerlos, hicieron tropezarse a los que venían detrás, y estos a los siguientes, convirtiendo el puente en una trampa mortal.
La tragedia ensombreció un año más la celebración islámica y es la peor de los últimos 15 años. "El número de personas muertas es de 345", declaró el ministro saudita de Sanidad, Hamad ben Abdalá Al-Man, a los periodistas.
"Hay 289 heridos. Se trata de heridos leves, por lo que muchos abandonaron el hospital tras haber sido tratados" por los médicos, agregó.
"Un gran número de víctimas provienen de países del sudeste asiático", precisó una fuente médica.
El drama ocurrió mientras decenas de miles de peregrinos lanzaban piedras contra tres estelas erigidas en el puente de los Jamarat, que simbolizan a Satán.
Vi peregrinos pisoteados por otros
El portavoz del ministerio saudita del Interior, Mansur al-Turki, indicó poco antes que el accidente se produjo al caer varias maletas que eran transportadas en autobuses que circulaban en medio de la multitud.
"En el momento en el que íbamos a lanzar piedras vi una enorme avalancha y a peregrinos pisoteados por otros", explicó a la AFP un fiel egipcio.
"Caminábamos hacia el puente cuando vimos que un montón de equipaje hacía caer a la gente, y después oímos a mujeres y niños gritar", declaró otro egipcio, Qotb Metwalli, que perdió a su mujer en el accidente.
"Setenta ambulancias fueron movilizadas en el lugar del accidente y los siete centros hospitalarios de la Meca y de Arafat acogen a las víctimas", declaró el jefe de las operaciones se socorro en la Meca, Jaled Yassin.
"Es imposible evacuar a las víctimas por helicóptero a causa de la densidad de gente que hay en el lugar", añadió la misma fuente.
Una fuente del hospital general de Mina indicó que el número total de víctimas era difícil de cuantificar.
"No podemos dar la cifra exacta porque acogimos a 600 heridos, muchos de ellos fueron trasladados a otros hospitales", declaró.
"Ambulancias y equipos de urgencia se encuentran en la zona y tratan de controlar la situación", declaró a la AFP el jefe de las operaciones de urgencia en el ministerio saudita de Sanidad, Tarek al-Arnus, presente en el lugar del accidente.
Más de 60.000 miembros de los servicios de seguridad y socorro fueron movilizados este año para la organización del principal rito de la peregrinación anual (Hadj), uno de los cinco pilares del Islam que debe ser cumplido al menos una vez en la vida por todo musulmán con medios económicos.
La avalancha se produjo el último día de la peregrinación musulmana en la que participaron durante varios días unos 2,5 millones de personas.
El ritual de lapidación es uno de los momentos más peligrosos de la peregrinación. En 1994 murieron 270 personas en el mismo lugar, y en 2004 otras 251.
En 1990 una avalancha en un túnel de Mina causada por una avería en el sistema de ventilación causó 1.426 muertos, en su mayoría personas de origen asiático.