Internacionales

Liberan a turco que atentó contra Juan Pablo II


Mehmet Ali Agca, el ciudadano turco que en 1981 intentó asesinar al Papa, salió hoy en libertad condicional tras pasar cerca de un cuarto de siglo en distintos presidios de Italia y Turquía por ese magnicidio fallido y otros delitos.

Sobre las 9:30 hora local (2 de la madrugada hora de Nicaragua), Agca abandonó la cárcel de alta seguridad de Kartal, en la parte asiática de Estambul, vestido de azul y fuertemente escoltado, en medio de la expectación de la prensa y de cientos de curiosos.

Sin mediar palabra y con las manos esposadas, entró en un vehículo que le esperaba a la puerta y partió, acompañado por las flores que le lanzaron algunos partidarios de extrema derecha.

Su destino fue el hospital estatal Pendik, en Estambul, donde se le sometió al examen médico que se practica a todos los presos liberados.

Tras ese primer chequeo, y todavía con las manos atadas, Agca, de 48 años, fue enviado a una oficina de reclutamiento militar, que a su vez le remitió, ya sin esposas, a la Escuela de Infantería de Tuzla, en Estambul.

El hospital militar de Gata decidirá si debe incorporarse o no al Ejército.

Su abogado, Mustafa Demirbag, ha reiterado en varias ocasiones que su defendido desea cumplir con su deber, pero también ha puntualizado que esgrimirá razones como la edad y el estado de salud para tratar de evitarlo.

Todos los varones turcos están obligados a prestar quince meses de su vida a las Fuerzas Armadas, pero según la ley los mayores de 45 años o los hombres con problemas médicos pueden ver reducido ese periodo e incluso quedar exentos.