Internacionales

Irán reabre sus plantas nucleares

* Activa tres centros de investigación nuclear y tiene previsto enriquecer uranio

TEHERAN /AFP -Irán ha comenzado el martes a quitar los precintos de tres centros de investigación nuclear y tiene previsto enriquecer uranio, afirmó la AIEA, en medio de una lluvia de condenas internacionales que parece resbalar sobre los obstinados planes atómicos del régimen islámico.
El jefe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei, ha confirmado, en un comunicado emitido por la tarde, un anuncio que las autoridades de Teherán habían hecho horas antes.
"Los inspectores de la AIEA han confirmado que Irán había comenzado a quitar los precintos colocados en equipos y material relacionado con el enriquecimiento en Natanz" y que acabará de hacerlo de aquí al miércoles en otros dos centros: Pars Trash y Farayand.
ElBaradei, quien ha notificado este hecho por internet a los 35 Estados del Consejo de Gobernadores de la AIEA (ejecutivo), aseguró que el régimen iraní tiene previsto enriquecer uranio en sus centrifugadoras en Natanz a "pequeña escala" con fines de investigación.
Estos planes, anunciados hace una semana por Teherán, irritan a los occidentales que insisten en que el empecinamiento iraní podría llevarle ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, capacitado para imponerle sanciones.
En un comunicado, el jefe de la AIEA expresó su "profunda inquietud tras la decisión de Irán (...) de poner fin a la suspensión de las actividades vinculadas al enriquecimiento de uranio" y le conminó a aclarar los hechos para convencer a la comunidad internacional de que sus programas son pacíficos.
"Varios precintos de un número de centros de investigación fueron retirados y comenzarán el trabajo hoy” (martes), anunció Mohammad Saidi, subdirector de la Organización iraní de Energía Atómica.
El responsable iraní afirmó que "la producción de combustible nuclear sigue suspendida", dando a entender que Irán no iba por el momento a enriquecer uranio.
Pero los occidentales parecen escépticos y la decisión del martes ha levantado una polvareda de críticas en muchos países, incluida Rusia, que ha manifestado su "inquietud" y le ha pedido que no pase al acto.
La troika europea -integrada por Francia, Gran Bretaña y Alemania - se reunirá el jueves para diseñar la hoja de ruta, pero el debate, que hasta ahora era bastante diplomático, está subiendo de tono.
"La cuestión de someter el expediente al Consejo de Seguridad de la ONU será prioritaria en las discusiones con mis colegas", declaró el ministro de Relaciones Exteriores británico Jack Straw, descartando, sin embargo, una acción militar.
La troika negoció con Irán, sin demasiado éxito, entre noviembre de 2004 y agosto de 2005, un acuerdo general supeditado a la suspensión de las actividades de enriquecimiento de uranio y tenía prevista una nueva reunión el 18 de enero en Viena.
La Casa Blanca, partidaria de actuar con mano dura, ha advertido de los peligros de una "grave escalada" y ha vuelto a repetir que si los iraníes se obstinan con sus planes "no queda más remedio" que recurrir al Consejo de Seguridad.
En Francia, el presidente Jacques Chirac ha estimado que tanto Irán como Corea del Norte "cometerían un grave error si no agarrasen la mano que les tendemos".
Y es que los europeos y los norteamericanos temen que Irán se escude en sus programas civiles para fabricar armas atómicas, ya que el enriquecimiento de uranio, además de la producción inofensiva de combustible, permiten crear bombas nucleares.
En octubre de 2003, las autoridades iraníes anunciaron "la suspensión voluntaria" de sus actividades vinculadas al enriquecimiento de uranio, pero desde hace unos meses amenazan con reanudar ciertas etapas peligrosas del proceso nuclear y alternan declaraciones comprometedoras con comunicados en los que se explayan explicando los presuntos "objetivos civiles y pacíficos" de sus planes.