Internacionales

Estados Unidos busca apoyo contra Al Qaeda

* Habrá nuevas reducciones en 2006 * Negociaciones rinden primeros frutos

Estados Unidos explora con líderes de la resistencia de Irak una aproximación a los grupos radicales para que se integren en el proceso político abierto en el país árabe y luchen contra Al Qaeda, según fuentes diplomáticas occidentales.
La exigencia de los rebeldes de que Washington retire del país árabe a sus más de 150.000 soldados en suelo iraquí es uno de los puntos clave de estos contactos, informa hoy el diario The Washington Post, que cita a fuentes cercanas a esas conversaciones
El presidente de EU, George W. Bush, reiteró el pasado miércoles, desde el Pentágono, que durante 2006 podía haber nuevas reducciones de tropas estadounidenses en Irak, en el marco de su plan de ceder de forma gradual protagonismo a las fuerzas de seguridad iraquíes.
Retirada es contraproducente, por ahora, dice Washington
Sin embargo, Washington no tiene planes para la retirada de todas sus tropas a corto plazo por considerarla “altamente contraproducente” para la normalización del país árabe.
Las fuentes indicaron que al parecer las negociaciones entre estadounidenses y portavoces de grupos insurgentes iraquíes dieron sus primeros frutos en diciembre último con la liberación por parte del mando de EU de Satam Quaood, un cercano colaborador del derrocado presidente de Irak, Sadam Hussein.
Abu Amin, un presunto líder de la resistencia y ex capitán del desarticulado ejército iraquí, dio a conocer que la liberación de Quaood y de otros 20 detenidos a pesar de las objeciones de los chiítas del gobierno, fue recibida calurosamente por los rebeldes.
Las informaciones sobre aproximaciones estadounidenses con los insurgentes de Irak no son nada nuevas, y fuentes del Pentágono no han negado ni confirmado esa posibilidad entendimiento.
Demócratas piden salida progresiva de Irak
Los líderes demócratas del Congreso han pedido a Bush que cambie el rumbo de su política en el país árabe, incluida una progresiva retirada militar, ante el aumento de la violencia en la que hasta hoy han muerto más de 2.200 militares de EU y más de 35.000 iraquíes, según organizaciones no gubernamentales estadounidenses (ONG).
La baja popularidad que experimentó Bush en los últimos meses de 2005 --por debajo del 40 por ciento-- a causa del conflicto en Irak, le obligó a promover una campaña destinada a resaltar los éxitos de su estrategia en ese país.
Entre los logros de su política el mandatario mencionó con orgullo “la gran afluencia de votantes” y el desarrollo hasta cierto punto pacífico de las elecciones iraquíes del 15 de diciembre.
Las gestiones de EU ante los grupos rebeldes iraquíes se remontan a septiembre pasado y tienen el objetivo central de enfrentarlos a los terroristas extranjeros de la red terrorista Al Qaeda, y alentarles a participar en el proceso democrático, aseguraron las fuentes citadas por The New York Times.
Rechazo a atentados de Al Qaeda en Irak
Washington pretende canalizar y aprovechar el gran descontento en Irak contra los extranjeros que han llegado a Irak desde otros países para combatir a EU.
Los grupos rebeldes iraquíes han expresado su rechazo a los sangrientos atentados llevados a cabo por Al Qaeda en Irak, y que han costado centenares de vidas inocentes, subrayaron las fuentes.
Las conversaciones que comenzaron durante los preparativos de las pasadas elecciones iraquíes entre representantes de Washington, portavoces y algunos dirigentes de la resistencia se realizan “dentro y fuera de Irak”.
Un diplomático occidental advirtió de que de estos contactos no se debe esperar un alto al fuego ni otros logros, como la rendición a corto plazo de los rebeldes.
En medios políticos de Washington no hubo ninguna reacción sobre los contactos que se mantienen con los grupos insurgentes de Irak.