Internacionales

Cárceles, sitios de mayor inseguridad en Honduras

Hay reos que entran a las prisiones y a los 15 minutos son cadáveres, denunció el defensor del pueblo hondureño.

Las cárceles son el sitio de mayor inseguridad en Honduras, dijo hoy, viernes, el Comisionado de los Derechos Humanos Ramón Custodio, al referirse a la matanza de 13 reos en la Penitenciaría Nacional, el pasado jueves.

Custodio indicó a los periodistas que "lo que se está dando en las cárceles de Honduras es historia de una muerte anunciada".

Agregó que en los centros penales "hay hacinamiento, donde hay cuatro debiera haber una persona, falta el oxígeno y falta, sobre todo, la seguridad, porque las cárceles en Honduras son el sitio de mayor inseguridad personal y pública".

La matanza del jueves es la tercera de gran magnitud en las cárceles de Honduras entre 2003 y lo que va de 2006, con un saldo global de casi 200 reos fallecidos.

Pasa de todo

"Lo que hay en las cárceles de Honduras es una permisividad porque allí pasa hasta lo más intolerable posible", acotó Custodio.

El defensor del pueblo hondureño también recordó que en 2004, un ex diputado hondureño que guardaba prisión en la Penitenciaría Nacional, "dijo me van a matar y nadie hizo nada para salvarlo y lo mataron. Allí hay reos que han entrado y a los 15 minutos son cadáveres y nadie ha investigado esas muertes".

En opinión de Custodio, el gobierno debe hacer una renovación inmediata de todo el personal de guardias en los centros de privación de libertad y ser sustituidos de inmediato por soldados en forma rotativa y diferentes batallones.

Además, habría que abrir las puertas a las pastorales sociales de las iglesias, tanto católicas como protestantes, para que tengan una mayor participación en el gobierno interno de los centros de privación de libertad.

Repudio por masacre

El Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (COFADEH), por su parte, repudió la masacre de los 13 reos y afirmó en un comunicado que ese crimen "responde a una política gubernamental de crímenes contra los privados de libertad bajo custodia del Estado".

La matanza del jueves y otras registradas en diferentes centros penales, "son hechos que el gobierno pudo prevenir, pero no lo hizo", añade el comunicado.

El gobierno, según el organismo humanitario, es "cómplice del derramamiento de sangre y autor directo en los casos donde sus agentes (policías, soldados o civiles con autoridad) participaron en la facilitación y ejecución de las masacres".

El COFADEH también pidió a las nuevas autoridades del país que asumirán el próximo 27 de enero, que separen la Dirección de Centros Penales del Ministerio de Seguridad, "donde sus agentes y ejecutivos civiles son juez y parte de la carnicería humana".

Los restos de los 13 reos fueron entregados hoy a sus familiares, tras la autopsia practicada por personal de Medicina Forense, en Tegucigalpa.