Internacionales

Campaña de terror en Irak causa cerca de 120 muertos

Una ola de terror ha afectado a las principales ciudades iraquíes. Los dirigentes políticos del país árabe dijeron que los violentos ataques forman parte de una campaña vinculada con el descontento de grupos radicales con los resultados de las elecciones del pasado 15 de diciembre.

Cerca de 115 iraquíes y cinco soldados estadounidenses murieron este jueves en Irak, la mayoría en atentados suicidas en Kerbala (sur) y Ramadi (oeste), lo que llevó a los dirigentes políticos de Bagdad a denunciar una campaña de terror vinculada con las elecciones.

En el más mortífero de los ataques, un kamikaze se hizo explotar en un centro de reclutamiento de la policía en Ramadi, un bastión rebelde sunita situado a 110 km al oeste de Bagdad, causando al menos 67 muertos.

"Tenemos cincuenta muertos y 65 heridos", indicó un médico del hospital general de la ciudad, Omar Raui, contactado por teléfono desde Faluya, al oeste de Bagdad.

Un médico del hospital Taamin, Monem Aftane, añadió que en su centro se habían recibido 17 cadáveres y admitido 40 heridos.

"Un kamikaze con una chaqueta repleta de explosivos hizo estallar su carga cerca de una fábrica de cerámica donde estaba instalado el centro de reclutamiento", explicó el ejército estadounidense en un comunicado.

Más de 1.000 candidatos de entre 20 y 35 años de edad esperaban delante del centro poco antes de la explosión, precisó la nota.

El segundo atentado

Casi simultáneamente se produjo otro atentado suicida en medio de la muchedumbre en Kerbala, a 110 km al sur de Bagdad, cerca del mausoleo del imam Hussein, lugar de peregrinación chiíta.

"Hemos contabilizado por el momento 44 muertos y 52 heridos, pero la cifra podría aumentar porque varios hospitalizados se encuentran en un estado grave", declaró el jefe de la policía de esta ciudad santa chiíta, el coronel Abdel Razzak al Thai.

"Un kamikaze con un cinturón de más de siete kilogramos de explosivos hizo estallar la carga que llevaba cerca de un grupo de peregrinos, a pocos metros de una de las entradas del mausoleo del imam Hussein", aseguró.

Se trata del segundo atentado suicida antichiíta en Irak en dos días, después del cometido el miércoles durante un funeral chiíta en Moqdadiya, al norte de Bagdad, que causó 37 muertos.

Horror en Bagdad

En un tercer ataque, perpetrado también este jueves, cuatro policías murieron por disparos cerca de Baaquba, a 60 km al noreste de Bagdad.

En la capital iraquí, cinco soldados estadounidenses resultaron asimismo muertos por la explosión de una bomba artesanal al paso de su patrulla, anunció el ejército norteamericano.

"Cinco soldados de la Task Force Baghdad murieron hoy (jueves) en la explosión de un artefacto artesanal al paso de su vehículo, durante una patrulla en la zona de operación de Bagdad", indicó el ejército en un comunicado.

Otros dos atentados con coche bomba fueron cometidos el jueves en Bagdad, uno cerca del hospital de Karrada, que no causó víctimas, y otro suicida contra una patrulla de la policía, en el que un agente resultó herido.

Campaña de terror

En el plano político, el número dos del partido del primer ministro iraquí, Ibrahim Jaafari, denunció este jueves una campaña de terror vinculada a las elecciones legislativas del 15 de diciembre que dieron por ganadora a su lista.

Según los resultados parciales, estos comicios fueron ganados por los chiítas conservadores pero los partidos sunitas y la lista del ex primer ministro, el chiíta laico Iyad Allaui, no los reconocen.

Jawad al Maliki, el número dos del partido Dawa de Jaafari, vio en el atentado de Kerbala un "nuevo crimen odioso que se añade a los de los criminales y muestra su salvajismo y sectarismo".

"Pretenden cambiar los resultados por la presión terrorista", indicó Maliki, mientras un consejero de Jaafari advirtió sobre el intento de "sumir al país en el caos y la guerra civil".

El presidente iraquí, Jalal Talabani, condenó el atentado mortífero en Kerbala, así como el resto de ataques, y afirmó que estos no impedirían que Irak se consagre "a la formación de un gobierno de unión nacional".

Un responsable de la Comisión Electoral anunció que en un plazo de cuatro días se publicarán los resultados definitivos de las elecciones legislativas.

Paralelamente al trabajo de la Comisión, la delegación de expertos de la Misión Internacional para las Elecciones Iraquíes (MIEI), sigue investigando las quejas realizadas por los partidos políticos, y anunció que publicará sus propias conclusiones en un plazo de tres semanas.