Internacionales

¿El último combate de Sharon?

Fue sometido a dos operaciones, una de ellas duró más de seis horas, mientras Israel se mantiene en espera de lo que puede suceder con el mandatario. Hasta ahora, los médicos dicen que Sharon está sedado y que darán a conocer avances del estado del premier hoy por la tarde.

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, de 77 años, luchaba el jueves contra la muerte después de una operación de más de siete horas para detenerle una hemorragia cerebral, lo que sumió al país en la incertidumbre a tres meses de las elecciones generales.

Ariel Sharon, que domina la vida política en Israel desde hace cinco años, fue sedado "con respiración artificial al menos durante 24 horas, con el fin de mantener una presión débil en el cráneo", indicó el director del hospital Hadassah de Jerusalén, Shlomo Mor Yossef.

"El primer ministro lucha por su vida", declaró el ministro del Transporte, Meir Cheetritt, después de afirmaciones similares del jefe del grupo parlamentario Ronni Bar On.

Ambos hicieron estas declaraciones después de una reunión urgente del consejo de ministros durante la cual el viceprimer ministro Ehud Olmert, un fiel colaborador de Ariel Sharon, asumió oficialmente el cargo de jefe del gobierno en forma interina.

Último combate

Los periódicos israelíes hablaban del "último combate" de Sharon, que domina la vida política en Israel desde hace cinco años y que lucha por su vida en el hospital Hadassah de Jerusalén, donde fue internado el miércoles al anochecer después de sufrir un ataque cerebral, el segundo en menos de tres semanas.

Los cirujanos lograron detener la hemorragia cerebral del primer ministro tras dos operaciones efectuadas por la noche, la primera de las cuales duró más de seis horas, indicó Shlomo Mor Yossef, señalando que Sharon seguía "en estado grave".

Según él, el Primer ministro tuvo que sufrir una segunda operación porque aparecieron algunas complicaciones.

Uno de los médicos del equipo que operó a Sharon, el argentino Félix Umansky, dijo que había "un buen drenaje de la hemorragia, pero no podemos decir nada de la condición neurológica hasta que no pasen estos primeros días".

"Puede estar (sedado) tres ó cuatro días, eso depende de nosotros y de su estado en cuanto a presión arterial y respiración, nos basaremos en sucesivas tomografías de cráneo", declaró Umansky a la emisora colombiana Radio Caracol desde el hospital Hadassah.

Sharon había sido hospitalizado el 18 de diciembre después de un "ligero ataque cerebral" causado por "un coágulo de sangre procedente del corazón", según sus médicos. Después fue tratado con anticoagulantes para evitar un nuevo ataque.

Escándalos de corrupción

La degradación de su estado de salud se produjo en momentos en que se le sospechaba nuevamente de corrupción. La policía israelí anunció el miércoles que disponía de nuevos indicios que podrían demostrar que la familia de Sharon había recibido tres millones de dólares en sobornos de un millonario austríaco, Martin Schlaff.

La enfermedad del Primer ministro modificará todos los pronósticos en Israel, que daban al nuevo partido centrista Kadima, creado y personificado por el primer ministro, como el gran favorito de las elecciones legislativas del 28 de marzo.

La ley prevé que en caso de incapacidad del Primer ministro para asumir sus funciones, el viceprimer ministro lo reemplaza durante 100 días.

En el 101 día, el gobierno es disuelto y el presidente del Estado, Moshe Katsav, debe confiar a uno de los 120 diputados de la Knesset (parlamento unicameral) la misión de formar en un plazo de 14 días un nuevo gobierno, con una posibilidad de extensión de dos semanas suplementarias.

Según la ley, las elecciones del 28 de marzo pueden ser aplazadas si una mayoría de 80 diputados se manifiesta a favor.

Por su parte, la Autoridad Palestina, que denuncia regularmente el acercamiento unilateral adoptado por Sharon para solucionar el conflicto, dijo estar inquieta, y su presidente Mahmud Abas llamó este jueves a la oficina del dirigente israelí para informarse sobre su estado de salud.