Internacionales

Los problemas de salud de Sharon

Dos hospitalizaciones por infarto e intervenciones para extirparle cáncer, forman parte de las complicaciones de salud sufridas por el primer ministro de Israel.

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, fue hospitalizado el miércoles por la noche a causa de un infarto cerebral "grave", el segundo en menos de tres semanas.

"Ha sufrido un grave infarto cerebral y está anestesiado", declaró el profesor Shlomo Mor Yossef, el director del hospital Hadassa Ein Karem de Jerusalén, donde está ingresado.

Según el profesor, Sharon, que cumplirá 78 años en febrero, sufre un grave "derrame de sangre" en el cerebro y fue trasladado inmediatamente a la sala de operaciones, donde recibe respiración asistida.

El primer ministro israelí, de 77 años, ya fue hospitalizado de urgencia el 18 de diciembre en el mismo centro de Jerusalén tras sufrir un infarto cerebral leve.

En 2003, le fue practicada una operación en un hospital de Tel Aviv para extraerle un tumor cancerígeno de la sien izquierda. Esta intervención fue mantenida en secreto durante varios días, lo que alimentó los rumores sobre su estado de salud.

Diez meses después, el gabinete del primer ministro israelí anunció que Sharon anulaba todas sus citas y debía ser intervenido de nuevo, esta vez para eliminar unas piedras que se le habían formado en la vesícula biliar.

Sharon fue operado el 9 de febrero en el hospital de Shiba Tel Hachomer de Tel Aviv, una intervención que fue calificada de "rutinaria". Horas después, volvió a su domicilio.

En julio pasado Sharon desmintió con ironía los rumores que indicaban que había sufrido una crisis cardíaca.