Internacionales

Violencia no cesa con el nuevo año en Irak


Diecinueve personas murieron el lunes en distintos ataques en Irak, sumándose a los más de 5.700 civiles y miembros de las fuerzas del orden que perdieron la vida en actos de violencia en 2005.
Un total de 5.713 iraquíes, entre ellos 4.020 civiles y 1.693 miembros de las fuerzas de seguridad, murieron en el país en actos de violencia en 2005, según las estadísticas oficiales obtenidas el lunes por la AFP, las primeras de este tipo desde la invasión del país en marzo de 2003.
Esta cifra significa un promedio de más de 15 iraquíes asesinados cada día en centenares de ataques con coches bomba, atentados suicidas y otros asaltos armados, según estas cifras compiladas por los ministerios de Defensa, Interior y Salud.
El número de heridos alcanzó 8.378, entre ellos 6.065 civiles.
Esta estadística no concierne a los rebeldes, que registraron 1.702 muertos, mientras que las fuerzas del orden procedieron a 9.264 detenciones entre sus filas.
La jornada del lunes se inscribe en la continuidad de estas estadísticas, con 19 iraquíes, entre ellos seis civiles, muertos en diferentes ataques. El último se produjo en Tikrit, norte, donde la explosión de un coche bomba mató a un policía.
El más mortífero de ellos fue un atentado suicida que dejó siete reclutas de la Policía muertos al norte de Bagdad, según un balance proporcionado por fuentes de seguridad.
El atentado se produjo en la salida norte de Baaquba, capital de la provincia de Diyala (60 km al norte de Bagdad), agregó la fuente antes de precisar que “un kamikaze lanzó su automóvil atiborrado de explosivos contra el autobús que transportaba a los reclutas con destino al norte de Irak”.
Previamente, tres civiles iraquíes murieron tiroteados cuando su vehículo fue atacado por otro en el que viajaban varios hombres armados en una carretera cerca de Iskandariya (60 km al sur de Bagdad), informó una fuente de la Policía de Hilla, capital de la provincia de Babilonia.
En otros ataques, dos niños kurdos de siete y 10 años de edad murieron cuando unos hombres armados dispararon contra el automóvil de sus padres, que resultaron heridos, al sur de Kirkuk, según la Policía.
Un conductor de ambulancia de la ciudad murió igualmente por disparos en otro ataque en la misma ciudad situada a unos 250 kilómetros al norte de Bagdad.
Un kamikaze y su cómplice, que llevaba una cámara, murieron tras ser sorprendidos en las inmediaciones de una base del ejército iraquí al norte de Kirkuk, indicó la Policía. Los soldados dispararon contra el kamikaze en su coche que, al estallar, mató a su cómplice, dijo la Policía.
En Dujail, 60 km al norte de Bagdad, dos soldados murieron en la explosión de una bomba al paso de su vehículo, mientras que otro soldado fue abatido cerca de Baiji, más al norte.
En Bagdad, una fuente de seguridad anunció el hallazgo de ocho cadáveres en una planta depuradora situada en la salida sur de la capital.
Cuatro civiles estadounidenses contratados por el ejército murieron el domingo en un accidente de tránsito cerca de una base aérea, a 180 km al oeste de Bagdad.