Internacionales

Casi cien muertos por fin de año en Latinoamérica

* Sólo en Río de Janeiro se registraron casi mil emergencias

SAN SALVADOR /AFP -Los festejos de Año Nuevo dejaron al menos 90 muertos y miles de heridos en América Latina, donde sólo en Río de Janeiro se registraron 900 emergencias, mientras que El Salvador fue, con 33 casos, el país que recibió 2006 con mayor número de víctimas fatales.
En El Salvador, la celebración del Año Nuevo dejó 33 muertos y 89 lesionados hasta la mañana de este domingo, informó el Sistema Nacional de Protección Civil.
"El balance preliminar de fallecidos entre el sábado y este domingo con motivo de la celebración del Año Nuevo nos deja el lamentable saldo de 33 muertos, en su mayoría por arma de fuego", dijo el portavoz Carlos Alvarado.
Otro país con importante saldo de víctimas fatales es Paraguay, donde la Policía Nacional informó de 19 muertes, en su mayoría en accidentes de tránsito y peleas originadas por consumo excesivo de bebidas alcohólicas.
También en Guatemala hubo varias muertes violentas en estas fiestas de fin de año: de los 18 casos registrados por los cuerpos de socorro en sus estadísticas preliminares, siete correspondieron a armas de fuego, dos estrangulados y dos murieron por heridas de arma blanca. Además, 33 personas resultaron heridas, 20 de ellas en accidentes automovilísticos y 13 menores sufrieron quemaduras, la mayoría por manipular pirotecnia.
En Costa Rica, donde la Cruz Roja realiza un balance general de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, se registraron hasta la mañana de este domingo 21 muertes, de las cuales al menos seis fueron durante el fin de semana navideño.
"Del 24 al 31 de diciembre la Central de Telecomunicaciones registró 21 casos de víctimas mortales", indicó la institución humanitaria en un comunicado.
En Colombia, tres ancianas murieron calcinadas en un incendio provocado al parecer por un fuego artificial, y 47 personas, en su mayoría niños y adolescentes, resultaron con quemaduras debidas al manejo de pirotecnia, según los primeros reportes suministrados este domingo por las autoridades.
Brasil, que concentra los festejos más importantes de Latinoamérica, congregó a más de cuatro millones de personas para recibir 2006 en sus dos principales puntos de celebración, Sao Paulo y la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, con espectáculos pirotécnicos que transcurrieron con normalidad y sin incidentes serios.
Gran parte de los heridos registrados durante las fiestas de fin de año en Latinoamérica son personas con quemaduras por manipulación de fuegos de artificio.
No obstante, las autoridades cariocas informaron de 900 atenciones médicas en Río, ciudad de seis millones de habitantes, donde los responsables de la limpieza en la región urbana recolectaron este domingo 642 toneladas de basura solamente en la costa, informó la televisora local Globo.
Si bien este domingo no se habían divulgado reportes oficiales con cifras de incidentes, muertos y heridos, la AFP constató la muerte de una mujer por atropellamiento en un túnel de Río.
En tanto, la ciudad de México recibió 2006 con la muerte de un hombre arrollado por un tren del metro y con altos índices de contaminación atmosférica, provocados sobre todo por las fogatas y quema de llantas durante la Nochevieja, informó la Policía capitalina.
Según testigos, el hombre, de unos 30 años, se arrojó al paso del tren subterráneo, pero las autoridades investigan si en efecto se trató de un suicidio.
Las autoridades mexicanas hicieron un llamado en la capital a no insistir en la quema de neumáticos, habitual en estas fechas del año, y de juegos pirotécnicos, ya que esto ha contribuido a que se disparen los índices de contaminación.
De acuerdo con el monitoreo ambiental, las partículas suspendidas, que ofrecen un panorama nebuloso en toda la ciudad, están al límite de lo aceptable para la salud.
En Argentina, luego de una intensa campaña de información para prevenir accidentes por la utilización de pirotecnia, los festejos dejaron 167 heridos según un balance preliminar de las autoridades sanitarias.
La campaña apuntó a evitar el trágico suceso del 30 de diciembre de 2005, cuando durante un recital de rock en una discoteca de Buenos Aires, una bengala lanzada al techo provocó un incendio que causó la muerte de 194 personas.
El único caso de gravedad reportado este año ocurrió en Córdoba (centro), donde un adolescente de 15 años se encuentra grave y con asistencia respiratoria tras explotarle una bomba de estruendo en el tórax, precisaron médicos del Hospital del Quemado de esa ciudad.