Internacionales

Miles protestan en Irak contra resultados electorales

* Manifestaciones en Bagdad, Tikrit, Kerbala y Amara

BAGDAD /AFP
Miles de iraquíes protestaron este martes en Bagdad, Tikrit, Kerbala y Amara contra los resultados anunciados de las elecciones legislativas del 15 de diciembre, que dieron la victoria a los chiítas conservadores.
La manifestación, convocada por la organización Maram, iniciales árabes por "Congreso del rechazo de las elecciones falsificadas", se desarrolló en Bagdad en una gran avenida del barrio Mansur, al oeste de la capital.
Comenzó con unos cientos de personas y pronto aumentó para llegar a unos 5.000 manifestantes que llevaban banderolas en las que estaba escrito en árabe "Maram dice no a la Comisión electoral", "No a la división de Irak", o "Pedimos nuevas elecciones".
Ali Tamimi, portavoz designado de Maram, que integra a 42 grupos y movimientos políticos que cuestionan los resultados, indicó al comenzar la marcha que esta "agrupación (tiene por objetivo) expresar el rechazo del pueblo a las falsificaciones de los resultados de la Comisión electoral".
El desfile se desarrolló en medio de estrictas medidas de seguridad y rodeado de comandos del Ministerio del Interior.
En el campo chiíta, cientos de personas desfilaron el lunes en la tarde en Kerbala, ciudad santa a unos cien kilómetros al sur de Bagdad, para pedir que el primer ministro Ibrahim Jaafari sea mantenido en ese cargo.
Una manifestación similar se llevó a cabo este martes en la ciudad chiíta de Amara, 365 km al sur de Bagdad y en Tikrit, 180 km al norte de Bagdad.
Presión a negociadores
Los hombres políticos iraquíes fueron llamados a entenderse en un gabinete de unión nacional para dirigir el país, donde se multiplican las manifestaciones cuestionando o rechazando los resultados anunciados de las legislativas del 15 de diciembre.
La reunión de los líderes de las listas a las legislativas está prevista en el norte de Irak, en torno al presidente Jalal Talabani, que desde hace una semana se ocupa en acercar los puntos de vista de los actores del juego político, con la intención de llegar a la formación de un gabinete de unión nacional.
El jefe de lista de los chiítas conservadores, Abdel Aziz Hakim, y otros como el ex primer ministro Iyad Allaui y los líderes sunitas, deben participar en la reunión, según un portavoz de Talabani.
Estas transacciones deben llevarse a cabo en un trasfondo de manifestaciones que cuestionan los resultados de las elecciones y de contra-manifestaciones defendiéndolos y pidiendo que el primer ministro Ibrahim Jaafari siga en su cargo.
Abdel Aziz Hakim, cabeza de lista de la Alianza Iraquí Unificada de conservadores chiítas, a la que los resultados provisionales dan como ganadora de las legislativas del 15 de diciembre, desestimó este martes en bloque las peticiones de los partidos que quieren nuevos comicios bajo supervisión árabe e internacional.
"Los resultados de los comicios no pueden ser invalidados. Las elecciones no pueden ser organizadas de nuevo y ninguna intervención árabe o internacional es aceptable", declaró Hakim durante una conferencia de prensa conjunta con el jefe de la región autónoma del Kurdistán, Masud Barzani.
Según él, hay que aceptar los resultados de unas elecciones que se celebraron de acuerdo con una ley establecida por el Parlamento iraquí y bajo supervisión de la Comisión Electoral Independiente.