Internacionales

Pésima señal de Congreso EU, dice presidente mexicano

* Millones de inmigrantes ilegales serán tenidos como delincuentes * Construcción de muro es un agravio contra México afirma La Jornada

MÉXICO / AFP -La aprobación por la Cámara de Representantes de Estados Unidos de una reforma de ley que incluye la ampliación del muro fronterizo con México y que criminaliza a los millones de inmigrantes indocumentados que residen allí provocó inquietud e indignación entre los mexicanos.
Como cada paso que se da en materia de inmigración en Estados Unidos, el periplo de la denominada "Ley de Control de la Protección Fronteriza, Antiterrorista y Control de la Inmigración Ilegal" --propuesta por un sector de los republicanos-- se está siguiendo con sumo interés en México.
La reforma legislativa, que aún tiene que pasar por el filtro del Senado y ser sancionada por el presidente George W. Bush, contempla la ampliación del muro que en algunas partes separa a México y Estados Unidos hasta 1,000 de los 3,200 km de frontera que comparten.
Además, se propone castigar tanto a los empleadores que contraten a inmigrantes indocumentados como a aquellas personas que permanezcan en el país en situación irregular. Y éste es el aspecto que más preocupa en México.
Esto afecta a los entre 8 y 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, de los que se estima que al menos la mitad son mexicanos, a los que cada año se suman cerca de 400,000 que intentan cruzar la frontera.
Pero también tiene repercusiones en la economía de México: las remesas que envían los inmigrantes mexicanos desde Estados Unidos constituyen uno de los principales ingresos de divisas (se estima que podrían llegar a 20,000 millones de dólares en 2005) y el sustento de miles de familias.
Los mexicanos se sienten cada vez más agraviados por la radicalización del debate sobre la inmigración y las medidas que se proponen en Estados Unidos, algo que "criminaliza" a sus compatriotas inmigrantes.
"La construcción del muro y otras medidas aprobadas anteriormente por Washington constituyen un agravio contra México", afirmó el editorial de La Jornada.
El muro "materializa la tendencia de criminalizar la migración con bardas cuyas características remiten al recuerdo del muro de Berlín", criticó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos
Este organismo afirmó que los millones de dólares que se ha gastado Washington en los últimos años en seguridad fronteriza no sólo no han frenado el flujo migratorio, sino que han propiciado la muerte de miles de mexicanos en la frontera.
Incluso el gobierno mexicano, que en otras ocasiones se muestra comedido y conciliador con Estados Unidos, criticó con dureza la decisión de la Cámara de Representantes.
Fox, que el sábado minimizó la importancia de la iniciativa republicana debido a la --según él-- inminente tramitación de la Ley McCain/Kennedy (que establece un programa de trabajadores inmigrantes temporales), rectificó el domingo y acusó no sólo al Congreso, sino al propio gobierno de George W. Bush.
"Nos parece una pésima señal lo que han decidido en el Congreso de Estados Unidos junto con el gobierno de Estados Unidos, es una pésima señal que no habla bien de un país que se precia de ser democrático", declaró Fox después de haber recibido críticas de la oposición por su tibieza con Washington.
Para Fox el muro es una "vergüenza", y "no debía existir en la relación entre México y Estados Unidos".
El ex canciller Jorge Castañeda, que cuando ocupó ese cargo (2000-2003) impulsó tratativas para alcanzar un acuerdo migratorio integral con Estados Unidos, consideró la ley "hostil e incoherente".
La norma "va a crear más problemas entre dos países vecinos y amigos", afirmó Castañeda, aunque consideró que "no verá nunca la luz del sol", ya que "no será aprobada por el Senado, ni por Bush".