Internacionales

FARC lanza gran ofensiva en nordeste colombiano


AFP.-- Al menos siete policías muertos y 35 secuestrados dejó un ataque de la guerrilla de las FARC en el noroeste colombiano, en medio de una ofensiva que incluye atentados explosivos contra torres de energía, oleoductos y puentes, y que se considera parte de una oleada previa al proceso electoral de 2006, según cifras brindadas por autoridades civiles.
Treinta horas después de haber concluido el asalto de las FARC al caserío de San Marino (680 km al noroeste de Bogotá), en el deprimido departamento de Chocó (noroeste), las autoridades aún no conocían a ciencia cierta el balance final de los combates.
El clima y la falta de vías de comunicación dificultaban la llegada de más de 600 hombres del Ejército y la Policía enviados para apoyar a las tropas destacadas en San Marino, caserío en una zona selvática de difícil acceso.
Sin embargo, helicópteros del Ejército lograron sacar a varios heridos de la zona, entre ellos a Edwin Parra, un auxiliar de Policía que les dijo a los periodistas que la columna guerrillera que los atacó estaba integrada por unos 800 insurgentes.
“Bajaban como moscas”, dice auxiliar de Policía
"Bajaban como moscas por las montañas", anotó Parra, señalando que muchos de sus compañeros no tuvieron tanta suerte como él y cayeron en los combates o se los llevaron consigo los guerrilleros.
Mientras, su colega Freddy López contó que los insurgentes le dijeron que les perdonaban la vida a él y a otros compañeros y que "le informaran a las familias de los secuestrados que ellos iban a volver".
Cifras de autoridades civiles dan cuenta de siete policías muertos, 10 heridos y 35 policías secuestrados, además del desplazamiento de varios de los pobladores de San Marino, donde viven unas 120 familias.
El sábado, en el departamento de Arauca (noreste, frontera con Venezuela), presuntos guerrilleros de las FARC, según el Ejército, activaron un coche bomba en un puesto de control militar, causando la muerte de un uniformado y dejando heridos a otros cinco y a dos civiles, según el reporte oficial.
Quince municipios sin electricidad
Mientras, en los departamentos de Norte de Santander y César (noreste), al menos 15 municipios se encuentran sin electricidad tras la voladura en los últimos tres días de ocho torres de energía, en hechos atribuidos a las FARC.
Además, las autoridades denunciaron que el sábado los insurgentes dinamitaron un tramo del oleoducto que cruza Norte de Santander, mientras que el viernes hicieron lo mismo con tres puentes y la instalación de un acueducto municipal.
El 28 de noviembre, miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla del país con unos 17,000 combatientes, instalaron un retén en una carretera del departamento de Guaviare (sur) y se llevaron a 22 personas, de las cuales 14 fueron liberadas posteriormente y ocho continúan en su poder.
El senador oficialista Germán Vargas dijo a periodistas que la ofensiva de las FARC era previsible por la campaña preelectoral que se desarrolla en el país, con miras a los comicios electorales de 2006.
Vargas anotó en declaraciones radiales que la arremetida de las FARC puede indicar que se aprestan a negociar con el gobierno un intercambio humanitario de guerrilleros presos por secuestrados en su poder, y para ello quieren hacer una demostración de fuerza.