Internacionales

Fuerte participación en elecciones iraquíes

* Cifra de votantes se sitúa entre diez y once millones de personas

BAGDAD / AFP -Alrededor del 70% de los votantes participaron en las legislativas del jueves en Irak, un neto aumento en relación con las últimas elecciones, en un proceso electoral “conforme a las normas internacionales”, según los observadores.
“La cifra de los que han participado en los comicios se sitúa entre 10 y 11 millones de votantes, según nuestras primeras estimaciones”, declaró el viernes un importante responsable de la Comisión Electoral, Farid Ayar.
Si esta cifra se confirmase, representaría una tasa de participación de 70%, frente al 59% registrado en las elecciones generales de enero y el 63% del referéndum constitucional de octubre.
La lista chiíta conservadora lidera el escrutinio en cinco provincias situadas al sur de Bagdad, mientras que la alianza kurda obtendría la victoria en las provincias del norte, según resultados no oficiales de las legislativas iraquíes difundidos este viernes.
La Alianza Unificada Iraquí (AUI), formada por el Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (Csrii), el partido Dawa del primer ministro saliente, Ibrahim Jaafari, y la corriente radical de Moqtada Sard, lograría buena parte de las provincias del sur.
Fuentes cercanas a la Comisión Electoral indicaron que la AUI lograría el 85% de los votos en Kerbala. El organismo no quiso certificar estos resultados.
La Lista nacional iraquí del ex primer ministro, el laico Iyad Alaui, obtendría la segunda posición, con un resultado que no fue precisado, según estos resultados, que no fueron confirmados por la Comisión Electoral. En el norte son las listas kurdas las que obtienen la mayoría de los sufragios.
En el Kurdistán (norte), la alianza entre el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) y la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) habría obtenido un resultado aplastante en las tres provincias de la región.
En Erbil, la alianza obtuvo el 86% de los sufragios, seguido del Partido Islámico kurdo (3,4%), según un responsable de la UPK. En Souleimaniyá, la alianza kurda habría obtenido el 71% de los votos, contra el 8,3% los islamistas.
Los resultados oficiales y definitivos a nivel nacional deben ser anunciados a finales de año o inicios de 2006, anunció la Comisión Electoral independiente.
Un “éxito” para EU
El buen desarrollo de las elecciones en Irak representa un éxito para la administración del presidente George W. Bush, quien saludó el evento este viernes, pero subsisten muchas incertidumbres antes de la formación de un gobierno iraquí.
Funcionarios estadounidenses calificaron la amplia participación en la elección del primer parlamento permanente desde el derrocamiento del ex líder iraquí Saddam Hussein, como un hito en el desarrollo político de Irak.
Bush saludó las elecciones como “un gran paso adelante”, mientras la secretaria de Estado Condoleezza Rice las calificó como “una extraordinaria victoria para el pueblo iraquí”, después de décadas de tiranía bajo el régimen de Saddam.
El senador demócrata Joseph Lieberman, que apoya la política de Bush en Irak, dijo que las elecciones y la nueva ofensiva del gobierno en sus relaciones públicas era un “giro de tuerca en la guerra”.
Sin embargo, el senador republicano John McCain no se mostró tan seguro al respecto cuando declaró a la prensa que “hay una larga y dura batalla por delante”.
“Todavía deben lograrse muchas cosas, lo que incluye la formación de un gobierno. Somos cautelosamente optimistas, pero hay muchos obstáculos por delante en este increíble experimento”.
Las elecciones marcaron el emblemático final de un año de actividad política, al sellar la transición de la ocupación de Estados Unidos de Irak hacia un país independiente bajo una nueva constitución.
Además, funcionarios estadounidenses esperaban que la formación de un gobierno permanente se convirtiera en el eje de una eventual estrategia de retirada de las 160,000 tropas desplegadas para una guerra cada vez más cuestionada.
Pero Rice, en una serie de entrevistas el viernes, se negó nuevamente a establecer un calendario de retirada de las tropas, al insistir que los iraquíes todavía tenían “un largo camino que recorrer” para estabilizar el país.