Internacionales

Evo con expectativas de triunfo

Movimiento Al Socialismo mantiene cinco puntos de apoyo, sobre su contrincante, el conservador Quiroga, para elecciones del domingo

El líder indígena Evo Morales afronta las elecciones del domingo en Bolivia con la expectativa de triunfo, tras un mitin multitudinario sin precedentes con el que cerró su campaña en Cochabamba, su feudo histórico.
Respaldado por miles de productores de hoja de coca de la región del Chapare, los que le convirtieron en el ariete de sus demandas años atrás, Morales apareció anoche más cerca de una victoria casi segura en los comicios del domingo frente a su rival, el conservador Jorge Quiroga.
Aunque empañado por una pertinaz lluvia que obligó a recortar el acto, y que el líder cocalero interpretó como "una bendición de San Pedro", la concentración de campesinos fue la más multitudinaria entre todas las celebradas durante la campaña electoral boliviana.
Más de 45.000 personas abarrotaron el estadio Félix Capriles y mostraron el poder de convocatoria del dirigente del Movimiento Al Socialismo (MAS) que aspira a presidir esta nación, la más pobre de Suramérica.
Los pronósticos le dan la victoria, aunque con una ventaja de sólo cinco puntos sobre Jorge Quiroga, quien eligió a la pujante ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde tiene más respaldo, para concluir su acto de campaña en otro mitin multitudinario.
“Liberar Bolivia del neoliberalismo”
A Morales sólo le queda esperar que los pronósticos se confirmen el domingo, cuando 3,6 millones de bolivianos acudan a las urnas para elegir al nuevo presidente.
El indígena aimara, de origen humilde, vivió un intenso fin de campaña con numerosos mítines en los últimos días a un ritmo frenético que lo ha dejado agotado, como se pudo apreciar en Cochabamba.
El estadio que acogió el mitin de Evo Morales se cubrió con los colores del MAS (negro, blanco y azul), así como por las "whipala", banderas indígenas multicolor que los pueblos andinos han asumido como el emblema de su identidad.
Los simpatizantes entonaron frenéticos cantos que rabiosamente anticipaban el triunfo del líder cocalero, quien prometió, en su alocución, liberar al país del neoliberalismo y nacionalizar los hidrocarburos.
"Refundaremos Bolivia de un sopapo y acabaremos con todas las leyes neoliberales", dijo Morales, quien agregó que "queremos paz con justicia social, paz con equidad, con igualdad, con principio de equilibrio", tras pedir a los empresarios e intelectuales "una oportunidad".
Recalcó que el "instrumento político de liberación", como calificó a su movimiento político, "no es excluyente, no es revanchista, no es vengativo" e insistió en que "con mucha responsabilidad gobernará para todos".
También prometió respetar la propiedad privada y la libertad de culto, así como garantizar la ayuda de los organismos internacionales, mientras lanzaba tímidas críticas contra Estados Unidos.
Previamente, su candidato a la vicepresidencia, Alvaro García Linera aseguró que se respetará la estabilidad bancaria y macroeconómica del país, por ser ésta un "patrimonio de todos los bolivianos".
García Linera invocó a sus simpatizantes la necesidad de emitir "un voto recto" que favorezca a Morales, pero también a sus candidatos a las prefecturas (gobernaciones) y diputados.
La petición alude a la probabilidad de que la mayoría de las prefecturas regionales, que se eligen por primer vez por sufragio universal, queden en manos de las fuerzas conservadoras, tal y como apuntan los sondeos.
Al final del acto, Evo Morales, de 46 años, se sumó a la efervescencia del momento y entonó, sin música y junto al cantautor argentino Piero, la emblemática canción "Para el pueblo, lo que es del pueblo", poco antes de verse obligados a suspender el concierto a causa de la incesante lluvia tropical.
Los cierres de campaña protagonizados por Morales en Cochabamba, Quiroga en Santa Cruz y Doria Medina, el tercero en las encuestas, en la ciudad de El Alto, pusieron fin a una larga y dura carrera electoral y dieron paso a dos jornadas de reflexión previas a las votaciones del domingo.