Internacionales

Bush admite y amenaza


El presidente estadounidense, George W. Bush, defendió este miércoles la guerra contra Irak y dijo que atacaría preventivamente a otros países si lo juzgaba necesario, en un discurso pronunciado la víspera de las históricas elecciones legislativas iraquíes.

En su alocución, Bush también asumió responsabilidad por haber confiado en información de inteligencia "equivocada" sobre el supuesto programa de armas del depuesto presidente Saddam Hussein, que lo condujo a invadir Irak en marzo de 2003.

"Gran parte de la información de inteligencia (sobre el arsenal nuclear) resultó equivocada", dijo Bush. Y "como presidente soy responsable de la decisión de ir a Irak, y también de solucionar lo que salió mal reformando las capacidades de nuestra inteligencia", agregó el mandatario en su cuarto y último discurso de una serie de alocuciones destinadas a defender su estrategia en Irak.

Bush también dejó entrever que, de ser necesario, recurriría de nuevo a la fuerza: "No podemos permitir que los hombres más peligrosos del mundo tengan las armas más peligrosas del mundo. En tiempos de terrorismo y de armas de destrucción masiva, si esperamos que las amenazas se materialicen, habremos esperado demasiado".

El presidente, que adoptó el concepto de guerra preventiva luego de los ataques terroristas del 11 de setiembre de 2001, no mencionó ningún potencial nuevo objetivo, aunque dijo que las elecciones de Irak elevarían la presión sobre los gobiernos de Irán y Siria.

"Vivimos un momento decisivo de la historia de la libertad", dijo Bush, al señalar que Irak será "un modelo para Medio Oriente" y su libertad "inspirará a los reformadores de Damasco y Teherán".