Internacionales

Sepultan a Alpízar en Costa Rica

“Cómo se les ocurre a ellos que podía traer una bomba si ya le habían hecho revisiones donde él abordó el avión”, asegura su padre entre sollozos

Los restos de Rigoberto Alpízar, el estadounidense de origen costarricense abatido el pasado miércoles por agentes federales en el aeropuerto de Miami, fue sepultado hoy a Cariari de Guápiles, en el Caribe de Costa Rica.
Según informaron medios periodísticos locales, el cuerpo de Alpizar fue sepultado en el cementerio de Cariari, luego de que se llevara a cabo una misa que se extendió por hora y media en la iglesia católica Inmaculada Concepción de María de esa localidad.
A la misa y al entierro asistieron familiares del fallecido, entre ellos su padre, Carlos Alpízar y su esposa, la estadounidense Anne Buechner, así como decenas de vecinos de la zona, según imágenes difundidas por la televisión local.
Los restos de Alpízar llegaron hoy mismo a Costa Rica a eso de las 11.30 hora local, y de inmediato fue trasladado hasta Cariari donde fue sepultado a eso de las cinco de la tarde.
“Fue lo peor que hicieron”
Carlos Alpízar, padre del fallecido, dijo hoy a periodistas que "lo peor que ellos (los agentes federales) pudieron haber hecho era eso" (dispararle).
"Ellos ya lo habían revisado antes. Cómo se les ocurre a ellos que podía traer una bomba si ya le habían hecho revisiones donde él abordó el avión. Para mí fue una cosa totalmente absurda lo que ellos hicieron", aseguró el padre del fallecido.
Rigoberto Alpízar, de 44 años, nació en Costa Rica pero vivía en Estados Unidos desde hace 20 años y había obtenido la nacionalidad de ese país, donde contrajo matrimonio con Anne Buechner.
El incidente se produjo el pasado miércoles, en el vuelo 924 de American Airlines, en un Boeing 757 procedente de Medellín (Colombia) y que se dirigía a Orlando (Florida), cuando el pasajero amenazó con que tenía una bomba en su bolso de mano, según el relato de fuentes oficiales estadounidenses.
El pasajero fue interceptado por los agentes federales pero logró huir del avión que había aterrizado en el aeropuerto.
Uno de los dos agentes encubiertos en el avión persiguió a Alpízar, logró que se detuviera y le ordenó que se tendiera en el piso, pero no obedeció la orden, y cuando intentó llevarse las manos a su bolsa un agente le disparó hasta causarle la muerte.
Según versiones de algunos pasajeros del avión, Alpízar nunca dijo que portaba una bomba.
El gobierno costarricense pidió un informe del caso a las autoridades norteamericanas el pasado jueves.