Internacionales

Reanudan compromiso de “buena vecindad”

Honduras y El Salvador todavía deben definir más de 400 kilómetros de frontera, desde el Tratado de Paz bilateral firmado en 1980

El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, y el presidente electo de Honduras, Manuel Zelaya, aseguraron hoy que el tramo de frontera común que falta por delimitar no enturbiará las relaciones bilaterales.
En una rueda de prensa conjunta, luego de una reunión privada, Saca aseguró que sólo falta por delimitar un cinco por ciento de la frontera común y señaló que estos trabajos concluirán luego de tres meses desde la toma de posesión del nuevo gobierno hondureño el 27 de enero.
El pasado jueves, el canciller de Honduras, Mario Fortín, señaló que falta por demarcar 10,5 de los 374,5 kilómetros de la frontera común lo que no se concluye porque El Salvador pone "excusas de carácter técnico que no son -a nuestro juicio- fundamentales".
El presidente salvadoreño informó hoy que de que el canciller salvadoreño y el futuro canciller hondureño "han señalado a éste como un tema que debe ser rápidamente resuelto".
Saca indicó que "nosotros no estamos observando esto como un problema o diferendo con el hermano país, lo estamos observando como una oportunidad de acercamiento, hermanamiento y de impulsar la integración centroamericana".
Por su parte, Zelaya dijo que "el pueblo hondureño y el pueblo salvadoreño van a tener la oportunidad de que esa relación (entre ambos países) no sea interrumpida absolutamente por ningún problema y menos por un problema limítrofe".
El virtual presidente electo de Honduras dijo que este aspecto "está determinado por las leyes y ha sido sometido a toda la jurisprudencia internacional, no tengan la menor duda que la demarcación de la frontera es una realidad".
Recalcó que "hay voluntad política de nuestra parte para que ese problema no entorpezca o enturbie ninguna de las relaciones que hoy están tan interesados nuestros pueblos en sostener".
El Tratado General de Paz firmado en 1980 restableció las relaciones diplomáticas entre Honduras y El Salvador, once años después de la breve guerra que libraron en julio de 1969.
El tratado delimitó 232,5 kilómetros de los 374,5 kilómetros de frontera y estableció los mecanismos jurídicos para definir seis zonas que estaban en disputa y que sumaban 142 kilómetros de longitud y 437,9 kilómetros cuadrados.
Tras fracasar la negociación directa, el contencioso fue elevado a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que en su fallo del 11 de septiembre de 1992 reconoció a Honduras 300,1 kilómetros cuadrados y 137,8 a El Salvador.
Honduras pidió en 2002 al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas intervenir para que El Salvador agilizara la demarcación, y en 2004 un experto de la Organización de Estados Americanos (OEA) visitó las zonas que estaban pendientes por delimitar.
El comercio en la región
En la reunión de hoy entre Saca y Zelaya también se trataron otros temas de interés bilateral y regional, como seguridad y libre comercio y la próxima entrada en vigor el 1 de enero de 2006 del Tratado de Libre Comercio (TLC).
Además, el eventual establecimiento de un "canal seco" entre el Pacífico y el Caribe para crear una zona comercial que abarcaría a Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Asimismo abordaron posibles proyectos de cooperación energética.
Este es el primer viaje que Zelaya, del opositor Partido Liberal, hace al extranjero después de las elecciones del 27 de noviembre en las que venció a su principal rival, Porfirio Lobo, del Partido Nacional.
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) no ha presentado el resultado oficial de las elecciones, pero ha ratificado la ventaja de Zelaya sobre Lobo, quien ya ha reconocido la derrota.
Zelaya visitará esta tarde la tumba del general unionista Francisco Morazán para luego retornar a Honduras en un vuelo privado, confirmaron fuentes oficiales.