Internacionales

Acusan a la CIA de tener "prisioneros fantasmas"

* Confinados en cárceles clandestinas fuera de fronteras estadounidenses

NUEVA YORK /AFP -La organización de defensa de los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) hizo pública este miércoles una lista de al menos 26 "prisioneros fantasmas" de la guerra contra el terrorismo que Estados Unidos tiene en custodia en lugares desconocidos fuera de sus fronteras.
Ninguno de los 26 nombres de la lista, posiblemente en custodia de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), ha sido formalmente acusado, y HRW teme que hayan sido torturados o maltratados, según se desprendería del testimonio de fuentes gubernamentales que pidieron el anonimato.
Entre los detenidos hay sospechosos de haber participado en los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, los de 1998 contra las embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenia, contra clubes de Bali (Indonesia) en 2002 y contra el barco de guerra "USS Cole" en Yemen en 2000.
"El presidente (George W.) Bush habla de llevar a los terroristas ante la justicia, pero ninguno de estos prisioneros ha comparecido ante la justicia", dijo John Sifton, quien investiga temas de terrorismo para esta organización con sede en Nueva York.
Sólo uno de los hombres de la lista, Ahmed Jalfan Ghailani, fue formalmente acusado por la justicia estadounidense por su participación en los atentados contra las embajadas estadounidenses en 1998, aunque, como los otros, HRW afirma que se encuentra en algún lugar del extranjero sin revelar.
HRW define a estos prisioneros como "fantasmas", porque no se les han concedido derechos legales o acceso a un abogado y no se ha informado de su situación al Comité Internacional de la Cruz Roja.
En la lista figuran el yemení Ramzi bin al-Shibh, presunto miembro de Al Qaida que compartió habitación con uno de los ejecutores de los atentados del 11 de septiembre; Jalid Sheij Mohamed, una alta figura de la misma organización que presuntamente ayudó a financiar esos atentados y a llevar a cabo el asesinato del periodista Daniel Pearl y el ataque al "USS Cole".
La detención de Sheij Mohamed en Pakistán en 2003 se presentó como uno de los mayores golpes a la organización de Osama Bin Laden.
Otro destacado es Abú Zubaydah, un palestino nacido en Arabia Saudita detenido en marzo de 2002 en Pakistán, y que presuntamente ocupaba un alto rango en Al Qaida.
Las nacionalidades de los presos fantasmas van desde las mencionadas a la argelina de Adil al Jaziri, presunto asistente de Bin Laden en Afganistán, la indonesia de Hambali, supuestamente involucrado en los atentados de Bali, la británica de Tariq Mahmud, o la libia de Abú Faraj al Libi.
"La Administración Bush ha puesto seriamente en riesgo las posibilidades de encausar a los sospechosos por terrorismo al detenerlos de forma ilegal, y supuestamente someter a algunos de ellos a tortura y otros maltratos", agregó Sifton.
HRW recuerda que bajo la ley internacional un detenido se considera desaparecido cuando las autoridades rechazan revelar su paradero o incluso admitir que está bajo custodia, lo que coloca a estos individuos al margen de la ley.
Algunos acuerdos y leyes internacionales suscritas por Estados Unidos prohiben incomunicar indefinidamente a presos en paraderos secretos.