Internacionales

Canadá en campaña electoral

El gobierno liberal de Martin registra una leve ventaja frente a los conservadores, pero según un diario de Toronto, el 54 % de los canadienses están a favor de un cambio en la dirección del país más grande del continente.

Canadá entró hoy de lleno en una campaña electoral tras la caída del gobierno liberal minoritario de Paul Martin provocada por una moción de censura de la oposición, y que llevó al primer ministro ha anunciar que las elecciones tendrían lugar el 23 de enero.

Asimismo dio indicios del tono que tendría su campaña cuando acusó a la oposición de haber provocado la convocatoria de elecciones por ambiciones personales e hizo un balance económico optimista.

"La ambición superó lo razonable", dijo, subrayando que los canadienses no querían que hubiera una campaña electoral durante las fiestas de fin de año.

También señaló que, bajo la batuta de su Partido Liberal, Canadá había puesto fin a los déficits crónicos, obtenido excedentes presupuestales durante los últimos ocho años, reducido la deuda y ofrecido a los canadienses significativas reducciones de impuestos.

Martin acababa de solicitar formalmente a la gobernadora general Michaël Jean --representante de la reina Isabel II, jefa de Estado de Canadá-- que disolviera la Cámara de los Comunes, y lanzó oficialmente la campaña.

Larga campaña electoral

Esta tendrá una duración de 56 días y será la más larga de los últimos 20 años. Será también la primera campaña en pleno invierno en los últimos 25 años.

Históricamente, la clase política canadiense siempre intentó evitar la realización de elecciones en pleno invierno, una temporada de fríos extremos en la que las tormentas de nieve y el hielo en las calles dificultan el proselitismo electoral o la participación de los votantes.

La oposición hizo caer al gobierno al estimar que no tenía más "autoridad moral" a causa de un escándalo de desvío de fondos públicos en el que estuvieron implicados cuadros del partido.

Ligera ventaja liberal

Los liberales emprenden la campaña, sin embargo, con una ligera ventaja en intenciones de voto, lo que puede depararles un retorno al poder en enero.

Un sondeo publicado el martes por el diario de Toronto Globe and Mail otorga a los liberales 35% de las intenciones de voto, contra 29% de los conservadores y 17% al Nuevo Partido Democrático (NPD, izquierda).

Pero el hastío de los electores con el partido en el poder desde 1993 podría favorecer a los conservadores. El mismo sondeo indica, en efecto, que 54% de las personas consultadas se manifestó a favor de un cambio en la dirección del país.

Los canadienses creen, en todo caso, que el próximo gobierno volverá a ser minoritario. Según un sondeo de Radio-Canada, más del 70% de los interrogados cree que las elecciones darán lugar a un gobierno minoritario, ya sea liberal o conservador.

La gran pregunta, destacaba el martes el comentarista político del diario francófono La Presse, es si el líder de los conservadores, Stephan Harper, "logrará convencer a los electores de que él representa una solución de recambio válida a Paul Martin".

Carente de "carisma y calidez humana", el líder conservador "fue incapaz hasta ahora de presentarse de manera creíble como el próximo ocupante de Sussex 24", la residencia del primer ministro, agrega.

"Los liberales les robaron vuestro dinero y abusaron de vuestra confianza", dice Harper, quien tomó la palabra poco después que Martin. Prometió presentar a los canadienses "un plan para limpiar el gobierno, reducir los impuestos y combatir la criminalidad con firmeza".