Internacionales

Lento escrutinio de votos en Honduras

Hasta el momento, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) sólo ha divulgado un informe con un escrutinio bajo, el de 151 urnas de las 5.312 instaladas en todo el país que apunta a un triunfo de Zelaya con el 50,79 por ciento de los votos.

El escrutinio oficial de votos de las elecciones del domingo en Honduras, en las que se impuso el opositor liberal Manuel Zelaya va lento debido a problemas técnicos, y mientras el oficialista Porfirio Lobo aún no reconoce su derrota.

Hasta el momento, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) sólo ha divulgado un informe con un escrutinio bajo, el de 151 urnas de las 5.312 instaladas en todo el país que apunta a un triunfo de Zelaya con el 50,79 por ciento de los votos.

Claros resultados

Pese a que el escrutinio oficial de votos divulgado es muy reducido, el presidente del TSE, Arístides Mejía, ya declaró a Zelaya, de 53 años, como "presidente electo" y aseguró que los resultados son claros.

Las Fuerzas Armadas comenzaron hoy a brindar seguridad a Zelaya "como nuevo presidente electo", tal y como solicitó el presidente del TSE, quien, además, pidió al Ejército que cumpla con su obligación constitucional de resguardar las urnas y el recuento.

Según resultados extraoficiales difundidos por las principales cadenas de radio y televisión local, cuando se ha escrutado el 60 por ciento de las 5.312 mesas electorales, Zelaya mantiene una ventaja de 5 puntos sobre Lobo, de 57 años.

Mejía calculó que los resultados definitivos estarán listos dentro de dos semanas y explicó que el retraso se debe al lento proceso de recuento de las papeletas para diputados, que deben incluirse con las de presidente y alcaldes en una misma acta.

Problemas técnicos

No obstante, insistió en que ya está escrutado más del 90 por ciento de las urnas y que, ante el fracaso del sistema de transmisión electrónica de datos, por el lento recuento de papeletas de diputados, el proceso ahora será con base en las actas físicas.

Tras declararse ganador, Zelaya, empresario agrícola, dijo que en "Honduras va a haber un verdadero cambio para darle a este país transparencia y justicia que es lo que más necesita".

Zelaya consideró que su triunfo se debe a que "ha imperado la razón sobre la fuerza, ha imperado el amor sobre el odio y ha imperado el perdón sobre la venganza".

Manuel Zelaya tiene previsto ofrecer hoy una rueda de prensa para anunciar la visita a algunos países, entre ellos EEUU, para presentarse como presidente electo, según informaron portavoces de su partido.

No acepta derrota

Mientras, Lobo sigue sin admitir su derrota porque considera que se trata de una votación muy cerrada y que hay que esperar al final del escrutinio.

La campaña electoral de Honduras se caracterizó por un áspero intercambio de insultos entre los candidatos favoritos que hicieron del combate a las maras (pandillas) el eje central de sus mensajes.

Mientras que Lobo propuso instaurar la pena de muerte, Zelaya propuso planes de prevención aunque también se mostró partidario de establecer la cadena perpetua.

Víctor Meza, analista y director del Centro de Documentación de Honduras, dijo hoy que en estos comicios ha habido dos perdedores: la política del "miedo y de amenaza de puño firme" de Lobo, y el Tribunal Supremo Electoral por su retraso en la difusión de resultados.

En opinión de Meza el triunfo de Zelaya obedece al "desgaste del gobierno de Ricardo Maduro" y a la incapacidad de Lobo de distanciarse del mandatario.

Además, consideró que perjudicó a Lobo el "hablar con nostalgia de la dictadura de Tiburcio Carías", quien gobernó Honduras con mano dura entre 1933 y 1949.

Si se confirma el triunfo de Zelaya, ésta sería la quinta victoria del Partido Liberal desde que el país retornó a la democracia en 1980, tras dos décadas de regímenes militares.

Los liberales y nacionalistas, ambos conservadores, se han turnado en el poder en los últimos cien años, en algunas ocasiones interrumpido por regímenes militares, en un país que es uno de los más pobres de América Latina y con altos niveles de corrupción y violencia.

El próximo presidente de Honduras asumirá el poder el 27 de enero de 2006, en sustitución de Ricardo Maduro.