Internacionales

Volcán colombiano entra en erupción

Unas 9.000 personas habitan los alrededores del volcán Galeras y hasta el lunes pasado tan sólo unas mil habían abandonado la zona.


El volcán Galeras, ubicado en el sureño departamento colombiano de Nariño (fronterizo con Ecuador), entró en erupción la madrugada del jueves sin producir por ahora daños o víctimas, mientras se aceleraba la evacuación de los habitantes de sus laderas.

Marta Calvache, funcionaria del estatal Instituto de Geología y Minería (Ingeominas), dijo que se trató de "una erupción pequeña que está dejando una llovizna de ceniza en las zonas aledañas al volcán. Hubo una onda de choque al producirse la explosión. En algunas partes la sintieron, pero fue leve".

Una capa de cenizas cayó sobre Pasto, ciudad de 400.000 habitantes y el más cercano al Galeras, ubicado a unos 860 km al suroeste de Bogotá.

Los vehículos, viviendas y calles en Pasto amanecieron rodeados por la ceniza arrojada por el volcán, que en algunos lugares formó una capa de hasta tres centímetros, según imágenes transmitidas por la televisión.

"Esta cayendo un cemento que huele a azufre", describió Judith Obando, una habitante cercana a la zona del volcán a la radio RCN.

"Hay una neblina espesa que impide ver y un olor fuerte que se mete en la garganta", señaló otro poblador.

Situación bajo control

El alcalde de Pasto, Raúl Delgado, dijo que la situación se mantiene bajo control y pidió a los habitantes de la ciudad mantener la calma y colaborar con las autoridades.

"Hemos tomado medidas como la suspensión de las clases y estamos pidiendo acelerar la evacuación de los pobladores de las regiones en torno al Galeras", dijo Delgado a periodistas tras encabezar una reunión con autoridades policiales, militares y responsables de la Defensa Civil.

Delgado también recomendó a los habitantes de la ciudad no usar vehículos, permanecer en las viviendas para permitir un mejor tránsito de los vehículos de socorro y por el riesgo de accidentes que se deriva de la ceniza.

Unas 9.000 personas habitan los alrededores del volcán Galeras y hasta el lunes pasado tan sólo unas mil habían abandonado la zona.