Internacionales

Elecciones generales de Honduras en la recta final

Pese a que la pobreza abate a casi el 70% de los 7 millones de hondureños y el desempleo y subempleo alcanza el 40%, la campaña entre ha estado centrada en los temas de seguridad y el combate a las "maras".

Las elecciones generales de Honduras, una de las naciones más pobres de América Latina y el Caribe, se realizarán el próximo domingo con dos candidatos presidenciales de derecha como favoritos: el oficialista Porfirio Lobo, del Partido Nacional, y Manuel Zelaya, del Partido Liberal.

Encuestas no publicadas porque la ley prohibe su difusión indican que Lobo, de 57 años, y Zelaya, de 53, ambos empresarios vinculados a la ganadería y a la explotación maderera, son los indiscutibles favoritos en los comicios.

Los partidos Liberal y Nacional se han disputado el poder desde fines del siglo XIX, en un país que se aferra a la tradición partidista.

Maras, tema central

Pese a que la pobreza abate a casi el 70% de los 7 millones de hondureños y el desempleo y subempleo alcanza el 40%, la campaña entre Lobo y Zelaya ha estado centrada en los temas de seguridad y el combate a las "maras" (pandillas juveniles).

Lobo fue el primero en lanzar la campaña "Puño fuerte" para combatir a las pandillas, y aunque Zelaya en un principio trató de desmarcarse de esa posición represiva, al final de la campaña también se plegó a esa posición.

Tres partidos minoritarios que emergieron hace dos décadas: Innovación y Unidad (PINU, socialdemócrata), Unificación Democrática (UD, izquierda) y Democracia Cristiana (centro), parecen condenados a recoger una insignificante cantidad de votos, según las encuestas.

En calles y barriadas pobres de Tegucigalpa predominaban los símbolos azul y blanco del PN y rojo y blanco de los liberales, en afiches pegados en las paredes, fotografías de los candidatos o banderas en algunos techos.

Las maras, integradas según fuentes oficiales por unos 100.000 jóvenes desarraigados y marginados, se convirtieron en el principal blanco de ataque de los candidatos presidenciales.

"¿Qué acaso no son el desempleo y la pobreza, la deficiente educación y salud que recibe el pueblo los principales problemas de Honduras, para que estemos hablando todo el día de pandillas?", se preguntó este miércoles un comentarista radial.

Corrupción, empleo y vivienda

Los candidatos favoritos en sus reuniones hablan también de combate a la corrupción, ofrecen mayores empleos y vivienda digna, pero sin indicar cómo lo harán y de dónde tomarán los recursos.

El ganador de las elecciones del domingo recibirá la banda presidencial del actual mandatario, Ricardo Maduro, el 27 de enero de 2006 para gobernar durante los siguientes cuatro años.

Cuatro millones de electores figuran en el censo pero se estima que votarán unos dos millones y medio, porque un millón de hondureños reside en Estados Unidos.

En las elecciones también se escogerá a un vicepresidente, 128 diputados titulares e igual número de suplentes del Congreso, y alcaldías de 298 municipios.

Desde que los militares golpistas entregaron el poder a los civiles en 1982, tras gobernar casi 20 años, Honduras ha llevado a cabo seis elecciones generales, cuatro ganadas por el PL y dos por el PN.

Honduras es uno de los países más pobres del continente, junto a Haití, Nicaragua y Bolivia.