Internacionales

Violencia incontenible


Al menos otras diecisiete personas murieron y 28 más resultaron heridas ayer martes en dos atentados consecutivos perpetrados en el sur de la localidad de Kirkuk, 250 kilómetros al norte de Bagdad, informaron a EFE fuentes de la seguridad de la provincia.
Según explicó Burhan Hadid, coronel de la provincia de At Tamim, en la que se encuentra Kirkuk, el atentado más mortífero fue cometido por un suicida, quien hizo estallar el vehículo que conducía frente a una tienda de dulces en la principal calle comercial del sur de Kirkuk.
Hadid detalló que los fallecidos son 13 civiles y 4 policías, y que entre los heridos hay, al menos, cinco agentes.
“Primero una persona lanzó una granada contra la tienda de dulces ‘Al Sheina’, y media hora después, cuando la Policía investigaba lo sucedido, un suicida a bordo de un coche pequeño se lanzó a toda velocidad contra la multitud e hizo estallar su vehículo”, relató.
La fuente explicó que los atentados se produjeron alrededor de las 18.15 horas locales (15.15 GMT) y que todos los heridos han sido trasladados a dos hospitales de la localidad.
Además, Hadid confirmó que un soldado iraquí murió y tres más resultaron heridos por la explosión de un coche bomba conducido por un suicida cerca de un puesto de control en el sur de Kirkuk.
La fuente explicó que el suceso tuvo lugar en la tarde de ayer martes cuando el suicida hizo estallar el vehículo cerca de un puesto de control situado al sur de la rica ciudad petrolera.
Las víctimas han sido trasladadas al hospital general de esta ciudad, añadieron.
Kirkuk es el centro de la importante industria petrolera iraquí, y en ella conviven árabes, turcomanos y kurdos.
La insurgencia ha llevado a cabo numerosos atentados contra las instalaciones petroleras y contra los civiles y las fuerzas del orden iraquíes, en un intento de bloquear la principal fuente de ingresos del país.