Internacionales

La primer Canciller alemana

La elección de Merkel es extraordinaria no sólo porque se trata de la primera mujer que llega a la Cancillería, sino también porque es germano-oriental y porque dirigirá la primera gran coalición entre democristianos y socialdemócratas en 39 años.

Ángela Merkel hizo historia. Desde hoy se convirtió en la primera mujer que llega a canciller de Alemania, un hecho que, según dijo el presidente del Parlamento, Norbert Lammert, al anunciar su elección, es "una señal para muchas mujeres y también para algún que otro hombre".

Pese a la histórica ocasión, Merkel, que iba de negro, aceptó su elección con la reserva y seriedad que la caracterizan y sólo se sabe que dijo al abandonar el pleno que está "contenta".

La elección de Merkel es extraordinaria no sólo porque se trata de la primera mujer que llega a la Cancillería, sino también porque es germano-oriental y porque dirigirá la primera gran coalición entre democristianos y socialdemócratas en 39 años.

Sin apoyo total

De ahí que el resultado de su elección en el Parlamento, con el voto de 397 de 612 diputados, fuera relativamente modesto y que 51 parlamentarios de los partidos de la nueva coalición, Unión Cristianodemócrata (CDU), Unión Cristianosocial (CSU) y Partido Socialdemócrata (SPD) no la respaldaran.

A la salida del pleno, los diputados de los partidos de coalición se negaron a valorar el resultado alegando que el voto es secreto.

Tan sólo uno de los dos líderes del grupo parlamentario del Partido de la Izquierda, Oskar Lafontaine, se aventuró a dar una explicación cuando dijo que los diputados de la CDU hicieron pagar a Merkel el que no ganara claramente las elecciones, y que los del SPD expresaron su repudia a la alianza con los conservadores.

El jefe de la oposición liberal, Guido Westerwelle, quien minutos antes había cumplimentado a Merkel con un ramo de flores, dijo que el "edificio de la coalición tiene un fundamento que se tambalea".

En cambio, el jefe del grupo parlamentario del SPD, Peter Struck, señaló que "no hay que dramatizar" la situación, y el nuevo secretario general del mismo partido, Hubertus Heil, afirmó que una vez pasada esta primera prueba y, cuando se trate de votar leyes concretas, todo será más fácil.

“Que Dios me ayude”

La mayoría obtenida permitió en cualquier caso la elección de Merkel, quien tres horas después y, tras haber recibido las credenciales del presidente, Horst Koehler, juró el cargo siguiendo la fórmula establecida y concluyendo con la declaración voluntaria: "Que Dios me ayude".

La ceremonia de jura en la sala de plenos del Reichstag de Berlín fue sobria y breve.

Las felicitaciones y las flores las recibió Merkel tras su elección por la mañana, siendo el primero en darle la enhorabuena su predecesor, Gerhard Schroeder.

La aún diputada Merkel había escuchado el resultado de la elección muy tiesa y sin pestañear.

Merkel demostró en el día de hoy que con ella cambia el estilo en la Cancillería y que, ante todo, quiere demostrar que ve su cargo como una responsabilidad en un momento difícil.

Mujeres al mando

Más allá de su disposición personal, el hecho de que sea una mujer está siendo ya valorado, según señaló hoy la oficina del portavoz del gobierno saliente, como "un hito en la Historia de la República Federal de Alemania".

El presidente del Bundestag provocó no pocas risas cuando, tras la elección de Merkel, declaró: "Esto es una fuerte señal para muchas mujeres y para algunos hombres desde luego también".

La futura ministra de Educación, Annette Schavan (CDU), opinó que la elección de Merkel "será una maravillosa señal de aliento para muchas mujeres y para algunos hombres una advertencia. Habría que ser sordo para no oirla".

Para la líder verde Claudia Roth el hecho de que Merkel sea canciller, "aunque es gratificante", significa poco, habida cuenta la escasa representación femenina en la CDU. "Nosotros tenemos un 50 por ciento de mujeres y además miren ustedes a nuestros hombres", dijo aludiendo a la supuesta emancipación del hombre verde.

Horst Seehofer, futuro ministro de Sanidad, se congratuló de que "hayamos sido los conservadores, de quienes no se esperaba, los que hayamos colocado la primera mujer en la Cancillería".

Delante del Reichstag un grupo de ciudadanos comentaba la elección, entre ellos una mujer de 87 años para quien "la dirección política de Alemania debería estar en manos de un hombre".

Monika Weis, una madre de 38 años nacida en la RDA, señalaba, en cambio, que para ella el que una mujer llegue a la canciller es algo que debería ser natural.

Merkel apenas ha celebrado su elección almorzando con su familia y ya para esta tarde tiene convocado el primer consejo de ministros. "Queremos empezar a trabajar enseguida", dijo Seehofer, quien contó que la nueva canciller, cuando él fue a felicitarla, le hizo ya algunas preguntas sobre negociaciones agrarias.