Internacionales

Reparten petróleo iraquí

Las compañías petroleras extranjeras, principalmente norteamericanas y británicas, se embolsarán entre 74.000 y 194.000 millones de dólares por contratos para compartir la producción petrolera iraquí, actualmente en negociación.

Las compañías petroleras extranjeras recibirán miles de millones de dólares durante años a cuenta del petróleo iraquí, denunció hoy el informe de una ONG británica que acusa de presión a los Gobiernos norteamericano y británico.

Según el informe de Platform, organización no gubernamental que defiende la justicia social y medioambiental, las compañías petroleras extranjeras, principalmente norteamericanas y británicas, se embolsarán entre 74.000 y 194.000 millones de dólares (entre 63.000 y 165.000 millones de euros) por contratos para compartir la producción petrolera iraquí, actualmente en negociación.

"Con la implicación activa de los gobiernos norteamericano y británico, un grupo de poderosos políticos y tecnócratas iraquíes está actualmente presionando para conseguir un sistema de contratos a largo plazo con compañías petroleras extranjeras, contratos que estarán fuera de alcance para los tribunales iraquíes, sin ningún control público y sin ningún control democrático", estima el informe.

Los contratos, llamados acuerdos de reparto de la producción (PSA, en inglés), son "la opción más costosa y menos democrática" para Irak, acusó Greg Muttit, investigador de la organización.

Los PSA son contratos por los cuales las compañías extranjeras están llamadas a financiar las inversiones que permitan la perforación y la explotación de los recursos petrolíferos de una zona, costeando una parte de la producción futura de esta zona.

Según el informe de Platform, titulado "Planes sobre el crudo: golpe a la riqueza petrolera iraquí", estos PSA permitirían que las compañías firmantes realicen ganancias con respecto a las inversiones del orden de 42% a 162%.

"Las compañías van a aprovechar inevitablemente de la inestabilidad actual de Irak para presionar, obtener unas condiciones muy ventajosas y obligar a Irak a mantener esas condicione durante decenios", acusó Platform.

"El petróleo iraquí debería beneficiar al pueblo iraquí, no a las compañías petroleras extranjeras (...) pero la experiencia en otros países demuestra que en general las compañías extranjeras pesan más que los gobiernos en las negociaciones de contratos PSA", precisó este documento.

"Las personas se dan cuenta cada vez más de que esta guerra en Irak era una cuestión de petróleo, provechos y saqueo", comentó Louise Richards, directora ejecutiva de la ONG "Guerra contra los provechos", después de la publicación del informe de Platform.