Internacionales

Chávez: "Bush es un asesino, genocida y loco"

"Qué pasaría en Nicaragua si no hubiesen asesinado a Augusto César Sandino (...) qué pasaría en República Dominicana si no hubieran derrocado a Don Juan Bosch (...) que estaría pasando en Chile si no hubieran asesinado al compañero Salvador Allende (...) que pasaría en Colombia si no hubiesen asesinado a Jorge Eliécer Gaitán (...) que pasaría si nos hubiesen dejado ser libres de verdad", se pregunta Chávez.

El presidente venezolano Hugo Chávez fustigó a su colega estadounidense George W. Bush de "asesino, genocida y loco", en respuesta a unas declaraciones del jefe de la diplomacia de Estados Unidos para América Latina, Tomas Shannon sobre Venezuela.

"El más grave peligro que tiene el planeta es el Gobierno de Estados Unidos (...) el pueblo de Estados Unidos está siendo gobernado por un asesino, un genocida y un loco", sentenció Chávez la noche del jueves en Caracas.

Durante un encuentro con empresarios brasileños y venezolanos en Caracas, Chávez criticó una intervención de Shannon en la Cámara de Representantes en Washington, donde le atribuyó implícitamente la culpa de la crisis diplomática con México y acusó a Caracas de tener una "estrategia de confrontación" en su diplomacia.

Subrayó que el gobierno de Bush "se atribuye el hecho de intervenir groseramente en cualquier país" al recordar que Shannon aseguró el miércoles que Estados Unidos trabaja dentro y fuera de Venezuela para "garantizar" la democracia en el país petrolero.

Chávez sostuvo que las declaraciones de Shannon forman parte de una "nueva ofensiva" de la Casa Blanca contra Venezuela, después del "fracaso" que a su juicio sufrió en la IV Cumbre de las Américas celebrada en Mar del Plata (Argentina).

Según Chávez, la Cumbre supuso la derrota del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) impulsada por EEUU, frente a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) que promueve el presidente con el respaldo cubano.

"Aquí estamos los venezolanos para resistir. De eso se trata, de resistir, pero de una resistencia a la ofensiva, de avance", apuntó.

Aseguró además que Estados Unidos está manipulando a la opinión pública internacional al tachar a su gobierno, que promueve el "socialismo del siglo XXI", de ser "una amenaza en el Continente".

Chávez dijo, en cambio, que la verdadera amenaza en el continente es Estados Unidos, que según dijo ha intervenido en gobiernos latinoamericanos opuestos a lo que denomina el "imperio".

"Qué pasaría en Nicaragua si no hubiesen asesinado a Augusto César Sandino (...) qué pasaría en República Dominicana si no hubieran derrocado a Don Juan Bosch (...) que estaría pasando en Chile si no hubieran asesinado al compañero Salvador Allende (...) que pasaría en Colombia si no hubiesen asesinado a Jorge Eliécer Gaitán (...) que pasaría si nos hubiesen dejado ser libres de verdad", se preguntó.

"Seguramente otra seria la historia de nuestra América", continuó Chávez. Venezuela y México retiraron esta semana a sus respectivos embajadores en ambos países, debido a un cruce de acusaciones entre Chávez y el presidente mexicano, Vicente Fox, tras la cumbre.

Desde que asumió el poder en 1999, Chávez ha mantenido constantes roces con Washington. Estados Unidos sostiene que Chávez es un factor negativo en América Latina, mientras que Caracas acusa al gobierno Bush de haber apoyado el golpe de Estado en el país en 2002 y de querer asesinar al presidente.

Sin embargo, ambas naciones mantienen sus vínculos comerciales en materia energética. Venezuela suministra 1,5 millones de su cuota OPEP de 3,1 millones de barriles de petróleo diarios a Estados Unidos.