Internacionales

El costo por la violencia en Francia

La Federación Francesa de Empresas de Seguros (FFSA) estimó que las compañías de seguros deberían pagar alrededor de 200 millones de euros por los daños.

La violencia que vive la periferia de París desde el 27 de octubre dejó 4.200 vehículos incendiados y 1.250 detenciones, mientras que los disturbios en toda Francia acarrearon 260 condenas de prisión, según balances de los ministerios de Justicia e Interior publicados hoy.

Según cifras del Ministerio del Interior, la violencia en la región parisina también causó serios daños en una veintena de escuelas, una decena de almacenes, dos gimnasios y dos casas para jóvenes.

A estos incidentes hay que añadir un número no precisado de empresas y comercios que sufrieron actos vandálicos o fueron asaltados por los protagonistas de los disturbios.

Con respecto a la acción de la policía y la justicia, 1.250 personas --tanto mayores como menores de edad-- fueron detenidas y 400 quedaron a disposición judicial.

Fuentes policiales y del Ministerio del Interior informaron este jueves que ocho policías del departamento de Seine-Saint-Denis --la zona de los suburbios de París donde se desencadenaron los incidentes-- fueron suspendidos en el marco de una medida disciplinar.

Según el Ministerio del Interior, dos de los funcionarios golpearon "de forma ilegítima" el lunes por la noche a un joven detenido, ante la mirada pasiva de los otros seis suspendidos.

En la región parisina 130 mayores de edad fueron condenados a prisión y otros 40 menores de edad fueron puestos bajo prisión preventiva.

En todo el territorio francés fueron condenadas a penas de prisión 260 personas mayores de edad.

Un total de 348 menores de edad se presentaron ante un juez infantil. De ellos, 73 fueron puestos en prisión preventiva.

En cuanto a la cuantificación de los destrozos materiales de las dos semanas de violencia urbana que vive Francia, la Federación Francesa de Empresas de Seguros (FFSA) estimó que las compañías de seguros deberían pagar alrededor de 200 millones de euros, una veintena de los cuales como compensación por los vehículos incendiados.