Internacionales

Triple atentado en hoteles de Jordania

* Zona turística de Ammán estremecida por “kamikazes” que dejaron también unos trescientos heridos

AMMAN /AFP -Al menos 57 personas murieron y unas 300 resultaron heridas en tres explosiones provocadas por dos atentados suicidas y un coche bomba, este miércoles por la noche en tres grandes hoteles en Amman, indicaron fuentes oficiales jordanas.
"Los atentados causaron 57 muertos", declaró el viceprimer ministro jordano, Marwan Moasher, al precisar que la mayor parte de las víctimas son jordanas.
Moasher señaló que también resultaron heridas 115 personas, mientras que un alto responsable jordano, que se negó a revelar su identidad, declaró a la AFP que el número de heridos ascendía a más de 300.
Los hospitales de la capital jordana hicieron repetidos llamados a la población de la ciudad para que acuda a donar sangre, vista la enorme necesidad que tienen para poder atender a todos los heridos que se acumulaban en sus salas de urgencia.
Entre los heridos se encuentra el director sirio, Mustafa Akkad, de 68 años, que se encontraba en la entrada del hotel Hyatt en el momento de la explosión, esperando a su hija Rima, de 33 años, que resultó muerta en el acto por la explosión. Ambos tenían previsto asistir a una boda, el viernes, en Aqaba (sur).
El viceprimer ministro jordano también explicó a la AFP que Jordania decidió luego cerrar sus fronteras por un período indeterminado.
Moasher confirmó que dos de los atentados habían sido cometidos por 'kamikazes' con cinturones explosivos, mientras que el tercero se debió a un coche bomba.
"Dos ataques fueron perpetrados por personas que llevaban cinturones de explosivos y el tercero por un coche bomba", indicó el viceprimer ministro jordano en declaraciones a la cadena de televisión estadounidense CNN.
Moasher señaló que los atentados contra los hoteles Radisson SAS y Gran Hyatt fueron perpetrados por los kamikazes, mientras que el perpetrado contra el hotel Days Inn corrió por cuenta de un coche bomba. El viceprimer ministro jordano indicó que los atentados aún no fueron reivindicados.
Por su parte, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, que tenía previsto viajar a Jordania el jueves, anuló dicho viaje e hizo un llamado urgente en favor de "una acción colectiva contra el terrorismo", según anunció este miércoles su portavoz a la AFP.
Con respecto al cierre de las fronteras del país, Moasher aclaró que esta medida sólo afectaba a la frontera terrestre, y que "el espacio aéreo no fue cerrado, aunque se establecieron medidas de seguridad muy reforzadas en los aeropuertos".
Tras las explosiones, la Policía acordonó todos los hoteles y misiones diplomáticas de Amman, indicaron fuentes oficiales.
Por su lado, el rey Abdalá II de Jordania condenó firmemente los "atentados terroristas criminales" y subrayó que "la mano de la justicia alcanzará a los criminales".
La primera explosión se produjo alrededor de las 21 horas locales en el Radisson, en el oeste de Amman, y pudo escucharse en varios kilómetros a la redonda.
Coches de la Policía llegaron rápidamente al lugar, así como ambulancias que comenzaron a transportar a los heridos, comprobó un corresponsal de la AFP.
Otras 10 personas murieron en una segunda explosión en el Hyatt, en las proximidades de la entrada, siempre según balances anteriores. Este hotel fue evacuado poco antes por la Policía, constató un corresponsal de la AFP. Estos dos hoteles están situados en el oeste de la ciudad y distan cerca de un kilómetro.
Por el momento se desconoce con exactitud el número de víctimas que provocó la explosión en el tercer hotel, el Days Inn, de tres estrellas, situado en un barrio residencial donde también está la embajada de Israel.
La televisión pública confirmó las tres explosiones, y el primer ministro, Adnan Badran, se trasladó al Grand Hyatt, comprobó la AFP.
Fuentes oficiales decidieron el cierre de escuelas, ministerios y departamentos públicos el jueves. Jordania es uno de los países más estables de Oriente Medio, pero también es el país de origen del jefe de la red terrorista Al Qaida en Irak, Abú Musab Al Zarqaui.
El miércoles, la Embajada norteamericana en Pekín indicó que la Policía advirtió de que extremistas islámicos podían estar planeando atentados en hoteles de lujo en China la próxima semana. La noticia de los atentados en Amman suscitó inmediatamente la condena de la comunidad internacional.
El rey Abdalá II subrayó que su país "seguirá siendo seguro, y que actos" como los de este miércoles "no representan los valores del pueblo jordano".
"Fue un acto de terrorismo innoble, cometido contra civiles inocentes", declaró por su parte el portavoz de la Casa Blanca, mientras la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, calificó lo sucedido como "una gran tragedia".
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, denunció los atentados de Amman como "un crimen contra la humanidad y la seguridad árabe", al tiempo que el primer ministro francés, Dominique de Villepin, envió una carta a su homólogo jordano, Adnan Badran, en la que condenaba "de la forma más dura" los actos en la capital jordana.