Internacionales

Demócratas ganan terreno contra Bush


WASHINGTON /AFP -Los demócratas se benefician con las dificultades actuales del presidente estadounidense George W. Bush en las elecciones parciales, y vislumbran la esperanza de retomar el control del Congreso en 2006 y de la Casa Blanca en 2008.
Los republicanos perdieron el martes dos elecciones clave en Nueva Jersey y Virginia, mientras el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger sufrió una dura derrota en el referéndum especial, al desaprobar las urnas las cuatro medidas que el actor devenido político impulsaba para reformar el Estado.
Estos reveses son un mal augurio para el tambaleante partido del presidente George W. Bush, en momentos en que se aproximan las elecciones parlamentarias del año próximo y las presidenciales de 2008; y a la vez resultan esperanzadores para los opositores demócratas deseosos de volver a la Casa Blanca y de retomar el control del Congreso estadounidense.
"A menos de un año de las elecciones parlamentarias de 2006, los demócratas han ganado impulso con una visión clara del progreso y un estado de ánimo nacional firmemente unido en contra del liderazgo de los republicanos", declaró Rahm Emanuel, presidente del comité de campaña demócrata del Congreso.
Por su parte la Casa Blanca minimizó el miércoles la derrota de varios candidatos republicanos en elecciones locales, argumentando que si bien el partido demócrata resultó ganador, lo hizo sobre la base de valores "conservadores" y temas "locales".
El candidato demócrata que ganó la gobernación de Virginia (nordeste), resultó vencedor "sobre un programa conservador", indicó el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, al citar los "valores familiares" y el "derecho a llevar armas". "Las elecciones estuvieron basadas sobre temas locales", concluyó McClellan.
En los días previos a los comicios, el presidente del partido Demócrata, Howard Dean, dijo que sentía venir un gran cambio, debido al cansancio de los votantes por la sumatoria de escándalos de la Administración republicana. "Estados Unidos no puede permitirse esta situación", señaló ante sus correligionarios.
"Necesitamos un cambio fundamental en Washington (...) para comenzar a trabajar en resolver problemas reales", dijo.