Internacionales

Pinochet “lúcido” para enfrentar juicio

Los peritos aseguran que el ex dictador no tiene impedimentos físicos ni mentales para defenderse de las imputaciones que lo señalan como responsable de las 119 desapariciones atribuidas a la "Operación Colombo", en 1975.

El ex dictador chileno Augusto Pinochet está en condiciones físicas y mentales de enfrentar un juicio por los crímenes atribuidos a la "Operación Colombo", según los peritos del Servicio Médico Legal (SML) que lo examinaron hace dos semanas, informaron hoy fuentes judiciales.

"A Pinochet se le encontró lúcido, con equilibrio y además con una memoria reciente y pasada muy clara", señaló una de las fuentes que conoció el informe preparado por los cuatro médicos del SML.

Sobre la base de estas apreciaciones, los peritos establecieron que, a pesar de sufrir una enfermedad degenerativa, ésta no le impide al ex dictador tener una correcta participación en su cotidianidad y también saber qué es lo que está viviendo día a día, según indicaron las fuentes.

Sin impedimentos

Por lo tanto se determinó que el ex dictador, que en tres semanas cumplirá 90 años, no tiene impedimentos físicos ni mentales para defenderse de las imputaciones que lo señalan como responsable de las 119 desapariciones atribuidas a la "Operación Colombo", en 1975.

Mediante esa operación, los agentes de la dictadura intentaron ocultar la ejecución de miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) -según los antecedentes del proceso-, que integran las listas de más de 3.000 muertos y desaparecidos durante el régimen militar (1973-1990).

El juez a cargo del proceso, Víctor Montiglio, ordenó los exámenes médicos a Pinochet como un paso previo a otras medidas que incluyen su posible interrogatorio y encausamiento.

Las buenas condiciones de salud en las que se encontraría Pinochet también fueron ratificadas por el perito adjunto que representó a la parte querellante en el juicio, el siquiatra Martín Cordero, quien observó las pericias practicadas al ex dictador.

"Las cosas no fueron tan distintas, incluso yo podría decir que encontré al señor Pinochet un poco mejor que en el peritaje anterior", dijo Cordero, que este miércoles entregó su informe al juez Montiglio.

Pinochet fue liberado de un primer juicio en Chile hace tres años, cuando los exámenes médicos determinaron que padecía una "demencia moderada" que le impedía defenderse ante los tribunales.

Juez certifica buena salud

La percepción de que la salud mental de Pinochet no tiene un gran deterioro quedó ratificada además tras las impresiones del juez Carlos Cerda, que el martes lo interrogó por más de tres horas en su residencia del elegante barrio de La Dehesa, por sus millonarias cuentas secretas en el exterior, en las que acumuló casi 27 millones de dólares.

"Lo he encontrado a él muy bien como ser humano y como persona, lo que es muy favorable para facilitar la investigación", declaró el magistrado.

"Tengo que apreciar lo que él ha dicho, pero lo importante es que ha sido una gestión muy exitosa y que él ha colaborado", agregó.

Pinochet comenzó a ser examinado a mediados de octubre con la toma de muestras de sangre y radiografías, a las que luego siguieron exámenes sicológicos y neurológicos, que culminaron el 27 de octubre.

En el pasado las "razones de salud" le sirvieron a Pinochet para liberarse de la justicia en los procesos abiertos por los 75 asesinatos de la "Caravana de la muerte", en 1973, y las desapariciones atribuidas a la "Operación Cóndor", que en la década de los 70 coordinó a las dictaduras del Cono Sur para el exterminio de opositores.

En ambas ocasiones los magistrados estimaron que la demencia moderada de Pinochet, derivada de una diabetes y múltiples accidentes vasculares, no permitía que el ex dictador pudiera