Internacionales

“Terminator” derrotado en la política


El gobernador de California Arnold Schwarzenegger sufrió el peor revés de su carrera política con el rechazo expresado por los californianos, en un referéndum especial, a la totalidad de las medidas que impulsó para lanzar su reforma de ese Estado de la costa oeste estadounidense.
De las ocho propuestas sometidas a votación el martes, los californianos votaron en contra de las cuatro promovidas por el gobernador republicano, de 58 años, según resultados divulgados por la secretaría del Estado a las 01:45, hora local (3:45 a.m. de Nicaragua) del miércoles, con el 94,1% de los votos contabilizados.
"Creo que los resultados asestan un duro golpe a la carrera del gobernador", opinó Walter Zelman, de la Universidad del Sur de California.
Las elecciones especiales se celebraron exactamente dos años después de que el ex actor de cine, estrella de la saga Terminator, ganara con amplia ventaja unas elecciones extraordinarias en California y amenazara al Congreso estatal, de mayoría demócrata, con consultar a la ciudadanía si los legisladores se negaban a aprobar sus medidas.
Los expertos consideran que esta consulta era fundamental para que Schwarzenegger recuperara el lustre perdido en su corta carrera política de cara a su campaña para las elecciones estatales de 2006, en las que buscará su reelección.
"Esto reducirá su capacidad de amenazar al Congreso demócrata con la frase 'iré a la gente'", añadió Zelman.
"Y además lo hará más vulnerable de cara a las elecciones de 2006", opinó.
El gobernador utilizó todo su encanto cinematográfico para conseguir el apoyo a las propuestas 74, 75, 76 y 77.
Con ellas pretendía aumentar el periodo de prueba de los docentes antes de otorgarles un contrato fijo; exigir que los sindicatos pidan permiso a sus miembros para usar sus fondos en campañas políticas; aumentar el poder del gobernador para limitar el gasto público y rediseñar los distritos electorales.
El gobernador tenía especial interés en aprobar estas últimas dos propuestas, las llamadas 76 y 77, que fueron rechazadas por amplia mayoría.
"Estas dos últimas estaban consideradas como parte de una reforma real. Una derrota tan solo en estas dos hubiera sido considerada una fuerte derrota", comentó Zelman.
Un 61,6% de californianos se opuso a dar luz verde a la propuesta 76 contra un 38,4%, mientras que la 77 recibió un 58,9% de votos en contra y 41,1% a favor, según los resultados parciales.
Schwarzenegger probó con éxito el camino de la consulta popular un año y medio atrás, cuando los votantes apoyaron dos propuestas para enfrentar el déficit presupuestario.
Pero esta vez el mandatario quedó profundamente herido, en momentos en que su gobierno atraviesa el peor índice de aprobación desde que asumió el mando del Estado en noviembre de 2003.
"Admito que necesitamos más cooperación bipartidaria para lograr cosas y prometo que la lograré, ya que los californianos creen que el Estado está en el rumbo equivocado", dijo el gobernador en la noche del martes, cuando se adivinaban los resultados negativos.
Las medidas fueron duramente atacadas incluso por algunos de sus ex colegas de Hollywood, como el actor y director Warren Beatty, su esposa la actriz Annette Bening y el realizador cinematográfico Rob Reiner, quienes emprendieron una virulenta campaña contra el gobernador.
"La gente de California está cansada de todas las peleas y de la publicidad negativa en la televisión", añadió Schwarzenegger, de origen austriaco.
Sindicatos de maestros, bomberos y enfermeros lanzaron desde hace meses una virulenta campaña contra el mandatario estatal al que acusan de "no ser el gobernador que dijo que iba a ser".
Annette Bening, de 47 años, indicó tras conocer los primeros resultados que era una "buena señal" que Schwarzenegger hablara de buscar la colaboración bipartidaria.
"Es la primera vez que lo escucho decir esto. Es una buena señal", apreció la actriz, nominada al Oscar por Being Julia (2004) y American Beauty (1999).