Internacionales

"Iré a recibir a Fujimori para que responda ante la justicia"

La Corte Suprema de Chile le negó la libertad provisional a Fujimori, que sus abogados habían solicitado la tarde del lunes.

El presidente peruano Alejandro Toledo dijo hoy que personalmente irá al aeropuerto de Lima a recibir al ex mandatario Alberto Fujimori, pero para asegurarse que responda ante la justicia, cuando sea eventualmente extraditado por la justicia de Chile.

"Yo lo voy a esperar en el aeropuerto, pero para que responda a la justicia", dijo en un acto público en la ciudad centroandina de Jauja.

Toledo anotó que "los delitos se pagan en los tribunales" y destacó que Fujimori "hoy está encerrado", aludiendo a una habitación estrecha y sin ninguna comodidad especial donde se encuentra detenido, en las dependencias de la Academia de Oficiales Penitenciario, en el sur de Santiago.

El jefe de Estado subrayó que Fujimori, quien gobernó Perú la década pasada, "podrá estar cerca o lejos del país, pero nunca estará lejos de la justicia, que es para todos".

"El no puede hacerse el vivo (el astuto) y pretender que los pobres no tienen memoria, los peruanos recordamos lo que hizo y los delitos se pagan en los tribunales", añadió para luego señalar que él es respetuoso de la independencia de los poderes.

Toledo hizo su comentario luego que este martes el juez de la Corte Suprema de Chile Orlando Alvarez le negó la libertad provisional a Fujimori, que sus abogados habían solicitado la tarde del lunes.

El lunes el presidente peruano también se refirió al tema y agradeció al gobierno de Chile por la detención del ex mandatario el lunes en Santiago, señalando además que las autoridades peruanas no van a permitir que el ex mandatario se burle de la justicia.
Voceros de Fujimori han señalado que el gobierno está politizando el caso del ex presidente lo que constituye una presión política a los jueces chilenos.

La ex congresista Luz Salgado y la actual legisladora Martha Moyano pidieron a las autoridades judiciales de Chile rechazar las presiones y confiaron en que los tribunales de ese país son independientes y verán que no hay razón para extraditar a Fujimori y que todo es una persecución política, según dijeron.

Fujimori llegó sorpresivamente a Chile la tarde del domingo tras estar refugiado en Japón desde noviembre de 2000, como parte de su estrategia de volver a Perú para ser candidato presidencial en las elecciones de abril de 2006, pese a estar inhabilitado por el Congreso para ejercer cargos públicos.