Internacionales

Violencia se extiende en Francia

* Chirac convoca a Consejo de Seguridad por aumento de la violencia * Once días de violencia callejera por toda Francia

PARÍS (AFP) La violencia urbana que sacude a Francia desde hace once días se intensificó este domingo con más ataques contra edificios, tiendas y 1,300 vehículos quemados, 32 de ellos en pleno corazón de París, al tiempo que el presidente Jacques Chirac convocó a una reunión urgente para tratar la situación.
Por primera vez desde que hace once días se desencadenaran los primeros incidentes, al menos 32 vehículos fueron destruidos en el corazón de la capital francesa de la noche del sábado al domingo, algunos de ellos en la emblemática Plaza de la República, y 30 personas fueron detenidas.
Hasta ahora, la violencia se había circunscrito a los barrios pobres de las afueras de la capital, con fuerte presencia de jóvenes nacidos en Francia pero procedentes de familias inmigrantes de origen magrebí y africano.
Ni los llamados a la calma, ni el anuncio del gobierno de que la Policía impondrá el orden por la fuerza parecen socavar la determinación de esos jóvenes que se sienten excluidos de la sociedad francesa y gritan su odio contra el ministro del Interior, Nicolas Sarkozy.
La más grave violencia en los últimos 30 años
Ante esta imparable ola de violencia urbana, la más grave que vive el país en los últimos 30 años, el presidente francés, Jacques Chirac, tiene previsto reunir este domingo a las 17H00 GMT el Consejo de Seguridad Interior (CSI) para analizar el tema.
La reunión se llevará a cabo a puerta cerrada, como es habitual a esta instancia en la que participarán el primer ministro, Dominique de Villepin, así como los ministros del Interior, Sarkozy, Defensa y Economía.
El CSI es una instancia cuyo objetivo es impulsar y coordinar la política de lucha contra la delincuencia y el terrorismo en Francia. Habitualmente no anuncia las decisiones que toma con respecto a un tema.
La convocatoria de Chirac es la primera medida tomada por el Presidente de la República desde el comienzo de los incidentes. Chirac ha guardado silencio y ello ha sido muy criticado por la oposición. Su entorno se limita a decir que hablará "en su momento, si lo cree necesario".
Villepin, por su parte, recibió este domingo a una delegación de policías y bomberos que trabajan en las periferias afectadas por la violencia ante los que anunció que en la próxima semana hará "propuestas concretas" para intentar responder a la crisis.
Demandan dimisión de ministro del Interior
Por su parte, la oposición socialista y comunista reiteró este domingo su petición para que el ministro del Interior dimita. En opinión de los socialistas, Sarkozy sólo echó más leña al fuego cuando definió a los jóvenes del extrarradio de "chusma".
Vehículos, pero sobre todo edificios públicos, escuelas, comercios y almacenes volvieron a ser los blancos preferidos durante la pasada noche de la furia juvenil, que opera con una gran movilidad, y que se extendió también a otras regiones de Francia.
El domingo, la Policía anunció que detuvo a 349 personas y que 1,295 vehículos fueron incendiados, la cifra más elevada desde el inicio de la violencia, el 27 de octubre, debido a la muerte accidental de dos adolescentes de Clichy-sous-Bois, en el departamento de Seine-Saint-Denise, que se creían perseguidos por la policía.
La violencia se propagó como la pólvora en la periferia de París, donde el desempleo, la pobreza, el fracaso escolar y el sentimiento de exclusión social crean un peligroso cóctel.
Ochocientos detenidos y 3 mil 500 autos quemados
Desde los inicios de la violencia, más de 800 personas fueron detenidas y 3,500 vehículos quemados tanto en las afueras de París como en Nantes, Rennes, Rouen (oeste), Toulouse, Burdeos, Montpellier (sur), Lyon (centro-este), Lille (Norte), Estrasburgo (este), Orleans y Blois (centro).
En Evreux (oeste), unos violentos enfrentamientos entre policías y jóvenes armados con bates de béisbol causaron numerosos heridos. “Hay una competencia entre las ciudades, a ver quién quemará más cosas", explicó el domingo Amine, de 21 años, que vive en un barrio pobre de Epinay-sur-Seine, cerca de París.
"Nunca vi esto aquí", señaló por su parte un policía de 25 años, al tiempo que confesaba no tener ganas de poner en peligro su vida "todos los días".
Y es que entre los miles de bomberos y policías que cada noche deben hacer frente a las bandas de vándalos ha empezado a extenderse el cansancio. Algo que les preocupa porque, como aseguró un responsable policial que quiso mantener su anonimato, el "bajar la guardia" "puede causar incidentes y atropellos".
Chirac ordena reforzar acción policial
El presidente francés, Jacques Chirac, anunció el domingo por la noche que "la acción de la policía y de la justicia" será reforzada ante el agravamiento de la violencia urbana que sacude los suburbios pobres de París y que llegó a otras ciudades de Francia.
Numerosos vehículos y cubos de basura fueron quemados en las primeras horas de la noche del domingo en Nantes, Orleans y Rennes (noroeste) mientras que en Toulouse (suroeste) un grupo de unos 30 jóvenes se enfrentó con la Policía, que respondió con gases lacrimógenos. "Los individuos parecían haber buscado el contacto con la Policía y agredieron a los agentes, a diferencia de las noches anteriores" anunciaron fuentes policiales y de bomberos.
En este contexto, el jefe del Estado convocó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Interior (CSI) al final de la cual reiteró que la "prioridad" era restablecer la seguridad y el orden público.
"Tomamos algunas decisiones para reforzar todavía más la acción de la policía y de la justicia ya que, hoy, la prioridad absoluta es el restablecimiento de la seguridad y el orden público", sostuvo Chirac, quien dijo "La República está determinada por naturaleza a ser más fuerte que aquellos que quieren desatar la violencia o el miedo y ellos serán detenidos, juzgados y castigados".
En la reunión del CSI estuvo también presente el primer ministro francés, Dominique de Villepin, que al término del encuentro anunció que serán reforzadas "las fuerzas de seguridad en todo el país o dónde sea necesario” y anunció la aceleración de los trámites para juzgar inmediatamente a los responsables de la actual ola de violencia.