Internacionales

Disturbios no son orquestados

* Jóvenes sublevados han ganado experiencia en enfrentamientos con la Policía

PARÍS /AFP -Los causantes de los disturbios en el extrarradio de París han ganado experiencia durante la semana de enfrentamientos, pero "ningún elemento" permite pensar que la violencia esté organizada, según responsables policiales.
Durante ocho noches consecutivas, grupos de jóvenes de suburbios pobres de la capital francesa se enfrentaron a la Policía a raíz de la muerte accidental de dos personas.
"En una semana, estos pequeños grupos han aprendido mucho: en qué momento estalla una granada lacrimógena, la lógica del avance de las fuerzas del orden (y) que resulta menos arriesgado y más impactante quemar un concesionario automovilístico que diez contenedores de basura en una calle", entre otras cosas, explicó a la AFP una fuente policial.
El hecho de que haya habido menos enfrentamientos el jueves por la noche y que hayan aumentado los coches incendiados es sintomático, comentó un responsable de la Policía.
Al contrario de días anteriores, ahora "las bandas tienen tendencia a abandonar su territorio por barrios o municipios aledaños" y adoptan una estrategia que consiste en esquivar a las fuerzas del orden para evitar la confrontación, añadió.
Esto explica que los disturbios se hayan "dispersado", contagiándose a 87 municipios de la región parisina, aunque en muchos de ellos los incidentes han sido aislados o sencillamente ha habido uno solo, según la misma fuente.
Se comunican mucho por internet y por teléfono móvil, comentó el alcalde del municipio de Stains, Michel Beaumale.
La Policía asegura que se ha establecido una especie de competencia entre barrios o bien buscan acaparar la atención y aumentar su exposición mediática.
El jueves, el ministro de Interior francés, Nicolas Sarkozy, consideró que los disturbios no eran espontáneos sino que estaban "perfectamente organizados".
Pero el viernes, uno de sus colaboradores, el senador Roger Karutchi, descartó una "coordinación política", aunque mencionó una "coordinación técnica" entre bandas que se informan a través de teléfonos móviles.
Bruno Beschizza, sindicalista de los oficiales de Policía, llegó a afirmar que algunos "islamistas radicales", conocidos por los servicios de Inteligencia de la Policía han "entrenado y manipulado a jóvenes".
Esta visión no resulta convincente para muchos responsables policiales, que el viernes se mostraron "escépticos" sobre esta posibilidad. Algo sobre lo que no han querido pronunciarse los ministerios de Justicia e Interior.
En cambio, la Dirección General de la Policía Nacional (DGPN) ha sido tajante: "Mencionar la influencia islamista carece de fundamento" y nada demuestra "la existencia de una organización".
Otras fuentes aseguran incluso que los jóvenes que han sido vistos ataviados con atuendos islámicos en las proximidades de los disturbios "trataban de apaciguar los ánimos" porque, "guste o no, hace tiempo que las asociaciones musulmanas ejercen de interlocutores ineludibles para resolver problemas en las ciudades".