Internacionales

Violencia anti-Bush en Cumbre de las Américas

* Casi treinta detenidos y varios incendios era el saldo de los disturbios que seguían estallando en forma aislada la noche de ayer en Argentina

Violentas protestas y tensión por ALCA

Cumbre de Américas sesiona bajo asedio

MAR DEL PLATA /AFP -La IV Cumbre de gobernantes americanos se encaminaba el viernes a emitir una Declaración que refleje las disidencias por el ALCA o lisa y llanamente postergar el documento 30 ó 60 días, bajo el asedio de protestas anti-Bush, algunas de ellas violentas en las calles de Mar del Plata.
Los líderes de 34 naciones del continente se vieron por primera vez las caras en un acto en el Teatro Auditorium a orillas del Atlántico, mientras los negociadores trabajaban contra reloj sin sacar del horno nada que pueda superar el disenso por el Área de Libre Comercio y las políticas de migración.
"América Latina vive una atmósfera de incertidumbre que debe ser disipada con políticas públicas para mejorar el destino de sus 200 millones de pobres", dijo en la ceremonia el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.
Unas 40,000 personas que colmaron el estadio mundialista de fútbol marplatense habían protestado bajo la lluvia contra la presencia del presidente estadounidense George W. Bush, a quien tildaron en sus cánticos de "fascista y terrorista".
Las manifestaciones contra el mandatario habían alcanzado otro clímax al amanecer, cuando el ídolo deportivo y animador de TV Diego Maradona llegó a la ciudad a bordo de un 'Tren del ALBA', al frente de unas 160 personalidades de la política y la cultura en repudio al jefe de la Casa Blanca y el ALCA.
"¡A Bush lo tenemos que echar!", gritó a voz en cuello Maradona en el estadio, luego de haberlo calificado de "basura humana" y "asesino" durante la travesía de protesta compartida con el líder opositor y candidato presidencial boliviano Evo Morales.
Pero en el momento en que los mandatarios se deleitaban fascinados con un espectáculo de canto y danza, al menos 500 activistas de izquierda encapuchados incendiaron un banco y decenas de locales comerciales en fuertes choques con las fuerzas de seguridad.
Los militantes retrocedían frente a los gases lacrimógenos que arrojaba la Policía, pero se reagrupaban y volvían a lanzar piedras y bombas molotov.
Al menos 27 detenidos era el saldo de los disturbios que seguían estallando en forma aislada la noche del viernes en las calles del sector periférico de la Cumbre, convertido en campo de batalla.
Malas noticias bajaban también de las oficinas de la Cumbre, donde se barajaban dos opciones para el cierre del sábado, una de ellas consistente en "emitir una Declaración Final con dos párrafos diferentes", según una fuente de los grupos negociadores.
"Un párrafo tiene el aval de lo que podríamos llamar el Grupo de los 21, encabezado por México, Chile y Colombia, según el cual el ALCA debe ser consumado", dijo la fuente.
El otro párrafo "tiene el apoyo del Mercosur, y dirá que no se puede pensar en el libre comercio con las asimetrías que hay en América".
La segunda opción, menos deseada por ser lo más cercano al fracaso, será aprobar la creación de una comisión redactora del documento con un plazo de trabajo de 30 ó 60 días, agregó el informante.
Las miradas se habían posado sobre los momentos en que se cruzaran Bush y Chávez, animadores del enfrentamiento político de mayor impacto mediático en la Cumbre, y también eje de los desacuerdos en las rondas de negociaciones.
Chávez fue el único mandatario que asistió al acto de la opositora Cumbre de los Pueblos, luego de atravesar la impresionante barrera de seguridad de 8,000 policías, lanchas artilladas, aviones equipados con misiles y tanquetas, que mantiene a la ciudad bajo virtual estado de sitio.
Una dura sentencia se había conocido la mañana del viernes de labios del presidente de México, Vicente Fox, al señalar que el ALCA es capaz de avanzar sólo con la treintena de países que lo apoyan.
"Entiendo que hay casi 30 países que estamos de acuerdo en esta línea y básicamente hay cuatro o cinco países que no están de acuerdo en continuar con el ALCA", dijo Fox, en alusión tácita a Venezuela y el Mercosur, formado por Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil.
La voz cantante de la reacción fue el canciller brasileño, Celso Amorim, quien dijo que el Mercosur se mantiene "unido" en su rechazo a definir una fecha de relanzamiento del ALCA.
"No queremos enterrar ni resucitar al ALCA", sino "discutir en el momento oportuno (en función de) lo que fuimos capaces de avanzar en Hong Kong", dijo Amorim.