Internacionales

Presidente de Ecuador se juega la última carta


QUITO /AFP -El presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, se juega el último as con el Congreso para reformar la Constitución con miras a "refundar" el país, como prometió al reemplazar al defenestrado Lucio Gutiérrez el 20 de abril pasado, pero su propósito le obligará a tender puentes con los diputados.
Palacio "deberá buscar un acercamiento con el Congreso para llevar adelante su propuesta de consulta popular" que hiciera el pasado martes al Legislativo para definir si una asamblea, sea constitucional o constituyente, hace los cambios, expresó el viernes a la AFP el diputado Xavier Sandoval.
Agregó que su Partido Social Cristiano (PSC, derecha) --el mayor bloque legislativo con 25 de los 100 escaños-- analizará el planteamiento presidencial, pero que mantiene su posición de apoyar una constitucional.
El Ejecutivo y el Legislativo mantienen una pugna de poderes que derivó en una crisis política debido a que Palacio es partidario de la constituyente con plenos poderes para disolver funciones del Estado, mientras la mayoría de parlamentarios opinan que debe ser constitucional con facultades sólo para las reformas.
Ante la crisis, el Congreso solicitó a la OEA que actúe para mantener la institucionalidad en Ecuador, a lo que se opone el gobierno, al tiempo que la Iglesia católica declaró que "no es ajena a la situación que vive el país" y ofreció su aporte para buscar una salida.
Sandoval anotó que el Legislativo no tiene plazo para pronunciarse sobre el pedido gubernamental de que la mayoría absoluta de diputados (51) dé luz verde a la convocatoria del plebiscito para definir el mecanismo para cambiar la Carta Magna.
El mandatario propuso dos preguntas para la consulta, la primera para decidir si se instala una asamblea, y la segunda que se refiere a resolver si el órgano es constituyente o constitucional.
La constituyente tendrá "amplias atribuciones para expedir una nueva Constitución que incluya cambios en las instituciones del Estado" y la constitucional se refiere al "propósito exclusivo de reformar asuntos puntuales de la actual Constitución", según la propuesta presidencial.
El Ejecutivo, que ya ha fracasado en dos ocasiones en su intención de reformas constitucionales, planteó que la asamblea sea integrada por 100 miembros elegidos por votación popular hasta abril de 2006, y que sus decisiones entren en vigor en enero de 2007, cuando se iniciará el próximo período presidencial de cuatro años.