Internacionales

Pakistán detiene a presunto organizador del 11-M

Mustafa Setmarian era el hombre de Bin Laden en Madrid

Las autoridades paquistaníes aseguran haber detenido a dos supuestos miembros de la red terrorista Al Qaeda entre los que se cuentra Mustafá Setmarian Nasar, alias Abu Musab al Asuri, presunto organizador de los atentados del 11-M en Madrid.

Así lo ha asegurado un oficial de los servicios secretos de Pakistán. Setmarian era el hombre de Osama Bin Laden, jefe de Al Qaeda, en Madrid y está considerado como el enlace más directo entre el grupo que cometió los atentados en Madrid y la cúpula de la organización.

Según el relato del oficial paquistaní, Setmarian, de origen sirio, fue detenido hace tres días en una vivienda en la ciudad de Quetta, capital de la provincia paquistaní de Balochistán, junto a otro presunto miembro de Al Qaeda, que no ha sido identificado todavía. Interpol está trabajando para confirmar las informaciones de la policía paquistaní.

Según la policía española, que le considera el fundador de la primera célula islamista en España, se le perdió el rastro tras los atentados de Madrid, en los que murieron 192 personas. Los agentes le situaban en la zona montañosa fronteriza entre Afganistán y Pakistán, junto al propio Bin Laden.

El presunto cabecilla de los atentados de Madrid nació en Siria hace 48 años, aunque también tenía nacionalidad española. Se le vincula, además de con los atentados de Madrid, con los de Casablanca, con los del 11-S e incluso se sospecha de su participación en los del pasado 7 de julio en Londres. El servicio secreto estadounidense, la CIA, ofrece por él una recompensa de cinco millones de dólares.

Mustafá trabajaba como periodista y firmaba sus trabajos con el nombre de Abu Musab al Asuri, según las fuentes. También es conocido entre grupos radicales islámicos por su libro El Experimento Sirio, en el que hace un llamamiento para derrocar el régimen nacionalista autárquica de la familia Asad.

Setmarian, nacido en Alepo (Siria) e hijo de un maestro de escuela, llegó a España a principios de los años ochenta, con veintitantos años. Pertenecía a los Hermanos Musulmanes, grupo islamista fundado en Egipto en 1928 bajo el lema "el islam es la solución". Los seguidores de esta corriente fueron perseguidos en Siria y se exiliaron a Jordania. Centenares eligieron España como refugio.