Internacionales

Atentado cobra veinte vidas en Irak

* Blanco era una patrulla policial y dejó además cuarenta y cinco heridos

BAGDAD /AFP -Al menos veinte personas murieron en un atentado el lunes por la noche en Basora, en el sur de Irak, al término de una jornada violenta durante la que el Ejército estadounidense anunció siete bajas de sus soldados muertos en combate.
"Veinte personas murieron y 45 resultaron heridas, y este balance no es definitivo", afirmó una fuente del ministerio de Interior en Bagdad, citando informaciones procedentes de Basora, una localidad situada a 550 km al sur de la capital.
La misma fuente, que había anunciado antes 15 muertos y 25 heridos, añadió que los socorristas siguen evacuando a las víctimas en el lugar del atentado, un mercado muy concurrido.
Según ella, la mayor parte de las víctimas son civiles aunque todo parece indicar que el blanco del atentado era una patrulla de policía.
Según un fotógrafo de la AFP en Basora, la explosión se produjo hacia las 20:30 horas locales en la calle Al Jazair, frente a un centro comercial donde numerosos habitantes hacían sus compras para la fiesta de Aid al Fitr, que dentro de unos días pone fin al ayuno musulmán del Ramadán.
Este atentado en la capital meridional de Irak, que no acostumbra a sufrir este tipo de ataques, tuvo lugar tras una jornada en la que el ejército norteamericano anunció la muerte de siete militares, de los que seis perdieron la vida el lunes.
Cuatro murieron en un ataque con bomba en la localidad de Yusufiyah, a unos 15 km al sudoeste de Bagdad, y otros dos en las mismas circunstancias al norte de Bagdad. Un séptimo militar resultó muerto en combate el domingo al oeste de Bagdad al estallar una bomba al paso de su vehículo.
Estas muertes elevan a 2,021 el número de militares y civiles estadounidenses muertos en Irak desde la invasión del país en marzo de 2003, según un recuento de la AFP.
A primera hora del día, el Ejército norteamericano anunció que antes del amanecer había bombardeado un escondite de un "jefe de Al Qaida", y dijo que había matado a otro miembro de nacionalidad saudí en el oeste de Irak.
Con 93 muertos, octubre ha sido el tercer mes más mortífero para los soldados estadounidenses en Irak desde marzo de 2003, según un balance de la AFP a partir de datos del Pentágono.
El portavoz del Pentágono Lawrence DiRita declaró que el número elevado de muertos refleja la potencia y el grado creciente de sofisticación de los atentados cometidos por los insurgentes. "Vemos un adversario que sigue desarrollando armas muy precisas y particularmente mortales, sobre todo artefactos explosivos artesanales", dijo DiRita.
Noviembre de 2004 sigue siendo el mes más sangriento con 137 norteamericanos muertos, seguido de abril de 2004, con 135 decesos. Estas cifras incluyen a los soldados caídos en combate y a los fallecidos en otras circunstancias.
La violencia también ha golpeado el lunes a los iraquíes con varios ataques que mataron a por lo menos 11 personas en todo el país, señalaron fuentes de seguridad.