Internacionales

Dirceu a un paso de la destitución

* Acosado por investigaciones y abandonado por sus aliados

Acosado por las investigaciones y abandonado por sus aliados, el ex hombre fuerte del gobierno brasileño, José Dirceu, sufrió el jueves una dura derrota, cuando el Consejo de Etica de la Cámara de diputados aprobó por 13 votos a uno el informe que recomienda su destitución, aunque éste puede ser objetado en la justicia.
El fallo del Consejo de Ética deja en manos del plenario de la Cámara de Diputados, convocado para el próximo 9 de noviembre, la decisión de destituir al ex jefe de gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Sin embargo, una decisión del juez Eros Grau, del Supremo Tribunal Federal (STF), complicó la decisión unas horas después: este juez había establecido que los datos obtenidos mediante el levantamiento por vía judicial del secreto bancario y telefónico de Dirceu no podrían ser usados en el informe.
La comisión no cumplió con esta determinación judicial, y el magistrado exigió que el informe fuera rehecho, advirtiendo que en caso contrario el proceso contra el ex súper ministro no será válido. Para el Consejo de Ética, que mantuvo el informe, pero retiró los datos comprometedores, la decisión del juez está cumplida y el proceso sigue adelante.
Dirceu, que se declara inocente, fue acusado de orquestar un sistema de soborno que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) es acusado de haber pagado a un centenar de legisladores. El Congreso y la justicia investigan esas denuncias, que ya provocaron la caída de la plana mayor del PT y de varios partidos aliados, así como la apertura de proceso de destitución contra 15 diputados.
El otrora todopoderoso súper ministro había sufrido el miércoles otro revés, cuando una comisión legislativa rechazó por 39 votos a 15 un recurso que pedía archivar el juicio, alegando que el partido que había presentado las denuncias ya las había retirado. La derrota fue amarga: de los 39 diputados que se negaron a salvar a Dirceu, doce pertenecen a partidos de centro y de derecha aliados del gobierno, incluyendo uno del PT.
La única que defendió este jueves a Dirceu fue la representante del PT en el Consejo de Ética, la diputada Angela Guadagnin. “Pocos pueden ostentar un currículum como el de Dirceu”, afirmó. Si se aprueba la destitución el día 9, Dirceu no podrá concurrir a elecciones en los próximos ocho años.
Según medios brasileños, el Palacio presidencial de Planalto “arrojó a las fieras” a Dirceu, con la esperanza de reducir la presión sobre Lula en esta crisis que se arrastra desde hace cinco meses.