Internacionales

Wilma deja devastación y dieciocho muertos

* Se dirige al norte de EU con categoría tres, pero se espera que disminuya su fuerza

El huracán Wilma, que este martes se dirigía rumbo al norte por la costa este de Estados Unidos, dejó 18 muertos y gran devastación en la mexicana península de Yucatán, Cuba y Florida.
La tormenta causó la muerte de al menos 10 personas en su violento paso a través de Yucatán durante el fin de semana, donde miles de turistas se vieron obligados a abandonar los balnearios o refugiarse en albergues.
En Florida, el diario The Miami Herald indicó que el ciclón dejó al menos cuatro muertos: dos hombres por árboles caídos, una mujer golpeada por un escombro volador y un hombre por el derrumbe de un techo.
En Cuba, cuatro personas, incluyendo tres turistas extranjeros, murieron en un accidente de autobús cuando evacuaban un sitio, el viernes, antes de que la tormenta golpeara la isla. Wilma cruzó Florida como una tormenta de categoría dos en la escala de cinco de Saffir-Simpson antes de retomar fuerza al margen de la costa atlántica, donde creció a huracán de categoría tres.
Sin embargo, el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, anticipó que la tormenta volvería a debilitarse.
“Se anticipa un debilitamiento (...) y Wilma casi con seguridad perderá características tropicales durante las próximas 24 horas”, señaló el NHC en un comunicado.
El ciclón dejó 3.2 millones de hogares sin electricidad en Florida y destrozos de una magnitud que no se veía desde el paso del huracán Andrew en 1992. La empresa Florida Power and Light adelantó que podría tomar “semanas” la restauración del servicio de electricidad.
El gobernador del estado, Jeb Bush, hermano del presidente, destacó que “el peligro (era) más grande después del ciclón que durante el ciclón”, y pidió a los habitantes que no utilizaran las rutas y mostraran prudencia.
Extensas inundaciones por marejadas se registraron en los Cayos del Sur, donde miles de sus 80,000 habitantes no cumplieron con la orden de evacuación, y quedaron aislados de la península por la única carretera de dos vías que los une al continente, según las autoridades del condado de Monroe.
Wilma también propinó un duro golpe a los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach, del lado sureste de la península. Ante este escenario, las autoridades de más de media docena de ciudades o condados decretaron toques de queda para mantener a la población en sus residencias. Las ciudades de Fort Lauderdale, Miami y Miami Beach están entre las incluidas en las medidas de seguridad.
El portavoz del aeropuerto de Miami, Mark Henderson, sostuvo que el aeropuerto sufrió daños en su infraestructura y algunos terminales, y estaría cerrado el martes, sin conocerse cuándo volvería a funcionar Más de 36,000 personas estaban refugiadas en todo el Estado, según las autoridades.
En México, Wilma dejó 10 muertos y un panorama devastador, con grandes daños materiales, pueblos incomunicados y miles de turistas que querían salir del lugar cuanto antes. Cancún y Cozumel estaban bajo un toque de queda desde el lunes ante desórdenes y saqueos que arrojaron 370 detenidos, dijo a la AFP Jaime Ongay, subdirector policial de la Procuraduría estatal.
La secretaría de Turismo informó que unos 700 militares resguardan la zona hotelera de Cancún, además de los que se unieron a los patrullajes en las zonas residenciales del balneario.
En Cuba, Wilma desató las peores inundaciones de los últimos 28 años, con barrios enteros de La Habana y poblados costeros cubiertos por el agua. Las cuatro víctimas reportadas murieron durante la evacuación, antes del impacto del ciclón.