Internacionales

La música “abandona” a Fidel Castro


Al menos dos decenas de miembros del Coro Nacional de Cuba, que se encontraba desde el 18 de octubre de gira en Canadá, han abandonado el grupo y han pedido asilo a las autoridades de este país norteamericano.
El barítono cubano Ernesto Hermes Cendoya Sotomayor dijo a EFE que en las últimas horas "más de 20" integrantes del coro han solicitado asilo en Canadá y que varios han decidido viajar hasta Estados Unidos para refugiarse en ese país.
Ismael Zambra, presidente de la Fundación Cubana Canadiense, que está ayudando a varios de los cantantes que han decidido quedarse en Canadá, dijo que la gira del coro ha tenido que ser suspendida ante la falta de las voces necesarias para realizar sus actuaciones.
Hoy estaba previsto que el grupo viajase a Vancouver para actuar en la costa oeste canadiense.
Estaba planificado
Cendoya añadió que los integrantes del coro, formado por unos 40 cantantes, empezaron a discutir la posibilidad de quedarse en Canadá en cuanto llegaron a este país, el 18 de octubre, y que la gira tendría que haber terminado el próximo 5 de noviembre.
Según el barítono, tan pronto como el grupo empezó sus actuaciones los responsables del coro les retuvieron dietas así como sus porcentajes de las recaudaciones para "intentar hacer más difícil que nos escapásemos".
"Pensamos que éste era el mejor momento para quedarnos porque no sabíamos cuáles eran las intenciones de nuestros superiores una vez que llegásemos a Vancouver", explicó Cendoya, que dijo estar en contacto con siete integrantes del coro.
En un recuento hecho esta mañana, Cendoya cifró en "más de 20" los cantantes que han abandonado el coro, aunque aclaró que "la mayoría "quería quedarse".
La última vez que se produjo una deserción masiva de cubanos en Canadá fue en junio de 2002, con motivo de la celebración en Toronto de la Jornada Mundial de la Juventud, un evento organizado por El Vaticano y al que asistió el anterior Papa, Juan Pablo II.
Entonces, 23 jóvenes miembros de la delegación cubana decidieron no regresar a la isla caribeña y prefirieron solicitar asilo a las autoridades canadienses.