Internacionales

“El peor huracán en la historia de México”

Solicitó al Congreso elevar de 366 millones a 1 mil100 millones de dólares los recursos para atender la emergencia que ha afectado a un millón de personas.

El presidente mexicano, Vicente Fox, evalúa hoy los daños causados por "Wilma", el más devastador ciclón de las últimas décadas que ha dejado al menos siete muertos y una estela de caos en la turística península de Yucatán e islas cercanas.
Fox emprendió un recorrido por las zonas afectadas en vehículos todoterreno y dijo a la prensa que ha solicitado al Congreso elevar de 366 millones a 1.100 millones de dólares los recursos del Fondo para Desastres Naturales (Fonden) para atender la emergencia que ha afectado a un millón de personas.
El mandatario señaló que la prioridad del Gobierno federal y las autoridades regionales es "salvar vidas" y atender al millón de personas afectadas desde hace dos días por las feroces lluvias y vientos asociados a "Wilma", que se dirige hacia Florida (EEUU), a través del Golfo de México.
Otra de las prioridades es restablecer la infraestructura hotelera del balneario de Cancún y otras localidades de la llamada Riviera Maya, en la península de Yucatán, el principal polo turístico del país y receptor de la mayor inversión foránea en ese renglón, dijo el presidente.
Fox se reunió con empresarios del sector turístico para debatir el plan de reconstrucción, que también incluirá fondos provenientes de las compañías aseguradoras.
Expertos del Gobierno y de la Defensa Nacional que acompañan a Fox dijeron que prevén que la reconstrucción no será traumática ni prolongada, porque el terreno favorece la rápida absorción de las aguas y la orografía de la península de Yucatán permite que los trabajos avancen con rapidez
El gobernador del estado de Quintana Roo, Félix González, informó hoy de la muerte de al menos tres personas en la isla de Cozumel, golpeada desde hace dos días por el ciclón, lo que se suma a los cuatro fallecidos ayer en la península de Yucatán.
González manifestó haber recibido el informe de los decesos en Cozumel de parte de la Marina de México, cuyos efectivos son las únicas personas que pueden operar de momento en esa devastada, inundada e incomunicada isla.
El gobernador de Quintana Roo, estado donde queda Cancún, aclaró que los datos sobre muertes y daños en la región "son siempre preliminares", pues no es posible llegar a muchas localidades aún afectadas por las lluvias y vientos periféricos de "Wilma".
González dijo que la península de Yucatán, conformada por el estado del mismo nombre y Quintana Roo, "podría sufrir ahora una devastación mayor a la causada por el huracán 'Gilberto' en 1988", cuando murieron 40 personas en la zona.
"De momento no se puede cuantificar la devastación, pero sí podemos afirmar que 'Wilma' ha causado el peor desastre en la historia de Quintana Roo", señaló el gobernador.
Sólo en Cancún hay unos 300.000 damnificados y unos 600 cuartos de hotel dañados, mientras que miles de turistas nacionales y extranjeros se hallan en albergues habilitados por las autoridades, declaró.
González, que se reunió con Fox, pidió la liberación inmediata de los recursos federales para atender el desastre en los municipios más dañados de su estado, como Benito Juárez, al que pertenece Cancún, Playa del Carmen, Cozumel e Isla Mujeres.
En la inundada Cancún persisten los saqueos a viviendas y locales comerciales, pese al reforzamiento de la vigilancia por parte de la Policía Federal Preventiva y las fuerzas regionales de seguridad, constataron los periodistas.
Los actos de rapiña "han rebasado por completo a las autoridades, los asaltantes armados con pistolas y barras de hierro han derribado puertas de casas y tiendas, y la situación es verdaderamente caótica", dijo un comerciante a una emisora de radio.
Fox y su comitiva iniciaron su recorrido en Chetumal para hacer balances de los daños a lo largo de la zona costera de la península de Yucatán.
La caravana de una decena de vehículos en los que viajó el presidente y diversos funcionarios federales y regionales avanzó lentamente debido a los daños en las vías y a que se hicieron numerosas paradas para hablar con los lugareños.
El presidente tiene previsto pernoctar en Cancún y viajar mañana, lunes, a algunas comunidades del vecino estado de Yucatán para continuar con un balance de los daños.